23 de abril de 2024

Se cumplen 12 días del secuestro de ocho policías en Frontera Corozal

Siete hombres y una mujer, adscritos a la Policía estatal preventiva, siguen retenidos en la cárcel ejidal.

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- A 12 días del secuestro en la Selva Lacandona de ocho policías de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSyPC), entre ellos una mujer, familiares denuncian la falta de una estrategia que permita el rescate y liberación de los elementos.

Son las esposas, madres, hijas y hermanas que no quitan la vista de sus teléfonos celulares donde han recibido la poca información sobre sus familiares. Aunque las llamadas están condicionadas por los plagiarios, ellas han podido escuchar sus voces que son aliciente para saber que están vivos.

Foto: Issa Maldonado

Afuera de la SSyPC, en Libramienro Sur de Tuxtla Gutiérrez donde las mujeres mantienen un bloqueo y un plantón, cuestionaron que a 12 días del secuestro de sus familiares la autoridad no ha podido negociar su liberación, mientras que su salud se ve afectada debido a las condiciones en las que pasan la noche, sin que la dependencia pueda garantizarles atención médica.

Familiares de los ocho policías plagiados se acercaron al presidente Andrés Manuel en su visita a Palenque. Foto: Especial

Por eso, cuando se enteraron de la llegada del presidente Andrés Manuel López Obrador a Chiapas, las mujeres juntaron dinero y viajaron a Palenque para entregar una carta en la que pedían la pronta liberación de los policías ante la incapacidad del gobierno estatal para resolver el problema de los pobladores Frontera Corozal, Ocosingo quienes exigen la detención de un comandante quien estaría ligado a un grupo criminal.

Los ocho policías que continúan retenidos son: Ramón Sánchez Cruz, Gilberto Nanguelú Moreno, Juan Carlos Hernández Salinas, Edivaldo Vázqez Pérez, Pascual Roque Bolón, Julio César Bolón Martínez, Daniel Alberto Gómez Jiménez y la oficial Thania Alejandra Sánchez Blás.

Según versión de comuneros de Frontera Corozal, el 12 de octubre detuvieron a los elementos, por lo que decidieron sacarlos de las patrullas, desarmarlos y detenerlos. Luego, quemaron las patrullas y de esta manera presionaron al gobierno de Chiapas para que interviniera y detuviera a miembros del crimen organizado que utilizan la comunidad para el tráfico de armas y personas.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *