20 de mayo de 2024

“Tila está secuestrado”: dicen jóvenes que urgen seguridad

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.-  El día que fueron encontrados los cuerpos sin vida de dos jóvenes en calles de Tila, los habitantes cerraron todas las puertas y ventanas de sus casas y comenzaron a pedir ayuda a través del 911 pero nadie respondió.

Eso sería la antesala de lo que ocurriría en los próximos días en esta región donde denuncian la presencia de grupos delictivos. 

Era viernes 13 de octubre y alrededor de las 7:30 de la noche un hecho violento sacudió el municipio de Tila: dos jóvenes que circulaban en una motocicleta habían sido víctimas de un violento ataque a tiros por parte de dos sujetos que viajaban en otra motocicleta. 

Se trataba de estudiantes del Colegio de Bachilleres.

A partir de ese día se desató la violencia y rápidamente los pobladores comenzaron a alertar sobre la presencia de personas armadas en las calles y el miedo creció.

Tres días después, el 16 de octubre, tres hombres más fueron ejecutados.

La delincuencia movilizó a un grupo de jóvenes que estudian y trabajan en Tuxtla Gutiérrez, quienes protestaran pacíficamente y urgieron a la autoridad la presencia de las fuerzas federales.

Una joven que trabaja en el sector salud y prefiere omitir su nombre por razones de seguridad, señaló que desde hace una semana el municipio sufre cortes de energía eléctrica, cierre de escuelas y del único hospital, además de que los teléfonos se quedaron sin señal. 

No fue hasta este lunes que se restableció la telefonía fija, por lo que los habitantes comenzaron a pedir ayuda para que se implementaran operativos de seguridad, ya que desde que ocurrieron los asesinatos las familias permanecieron encerradas en sus casas. 

“El pueblo de Tila está secuestrado y me gustaría aclarar que no son los pobladores y ejidatarios los que se están enfrentando, esto es el crimen organizado”, dice una estudiante.

Los jóvenes denunciaron que el municipio se vio sitiado porque se bloquearon las entradas y salidas a la cabecera municipal, además de que los insumos básicos de alimentos comenzaron a escasear debido a que los comercios cerraron sus puertas por temor a ser víctimas de un delito.

Denuncian la presencia del crimen organizado que ha provocado el cierre de escuelas, comercios y el único hospital

Este miércoles, el comisario ejidal, Eduardo Gutiérrez Martínez, pidió la “urgente” intervención de las autoridades federales y estatales por la tensión que se vive en el municipio, donde al menos cinco pobladores han sido asesinados en días recientes por presuntos integrantes de grupos del crimen organizado.

A través de un comunicado informó que “desde el 13 de octubre, grupos delictivos con fachada de grupos autónomos se disputan el territorio y ejecutaron a cuatro jóvenes en el poblado de Tila, sumiendo en el terror y el miedo a los ejidatarios y pobladores, por lo que le seguimos solicitando que cumplan con sus obligaciones constitucionales y garanticen la vida, seguridad de la población e ingrese la policía estatal y la Guardia Nacional, para que se aplique la ley para los responsables y cesen de proteger a grupos delincuenciales”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *