1 de marzo de 2024

No hay Navidad para los migrantes: megacaravana sale Chiapas buscando llegar a Estados Unidos

En un panorama desgarrador que contrasta con el espíritu navideño, miles de migrantes, entre adultos, menores y familias enteras, emprenden una marcha a pie por las carreteras de Chiapas, al sur de México, en busca de un futuro esperanzador en Estados Unidos.

Durante esta jornada de Navidad, alrededor de 6 mil personas, provenientes principalmente de Centroamérica, Venezuela y Cuba, han partido desde Tapachula, cerca de la frontera con Guatemala.

La caravana, que representa la más numerosa del año, pasó la Nochebuena en un parque ubicado a unos 13 kilómetros de Tapachula. En un giro inusual de los festejos, iglesias y vecinos de la zona se unieron para ofrecer modestas provisiones como bocadillos, plátanos, agua e incluso pollo en una cena navideña atípica.

A pesar de las dificultades, muchos de los migrantes, como Karla Ramírez de Honduras, reconocen que esta decisión de caminar en estas fechas festivas es una elección consciente en busca de un futuro más promisorio.

La caravana avanzó aproximadamente 30 kilómetros hasta Huixtla el día siguiente, donde los migrantes pernoctaron en una cancha deportiva. Este acontecimiento cobra especial relevancia ante la inminente llegada de una delegación de alto nivel de Estados Unidos a México.

La delegación, compuesta por el secretario de Estado, Antony Blinken, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y la asesora de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Liz Sherwood-Randall, tiene como objetivo discutir con el presidente Andrés Manuel López Obrador nuevas medidas para hacer frente al creciente flujo migratorio en la región.

Aunque la policía local y la Guardia Nacional siguen de cerca el avance del grupo, se abstienen de intervenir directamente. En un gesto de solidaridad, algunas familias locales se apostaron en el camino para regalar alimentos, como tamales y agua, a los migrantes.

La formación recurrente de estas caravanas se atribuye a la ralentización de los procesos de regulación migratoria en Tapachula y a la falta de oportunidades de vida y empleo para los extranjeros en esa ciudad. Con frecuencia, las autoridades optan por disolver estos grupos ofreciendo documentación temporal, aunque muchos migrantes deciden continuar su travesía hacia el norte de forma independiente.

La llegada de la delegación estadounidense subraya la urgencia de abordar este problema migratorio. Según cifras oficiales, México ha registrado más de 680.000 extranjeros en situación irregular de enero a noviembre de este año, con un número sin precedentes de casi 137.000 solicitantes de refugio.

El presidente López Obrador ha reconocido las expectativas estadounidenses de que México intensifique sus esfuerzos para frenar el flujo migratorio en la frontera con Guatemala.

Sin embargo, subrayó que la solución no es solo de contención, sino también de aumentar la cooperación al desarrollo y abordar problemas políticos en países como Cuba y Venezuela, que son factores impulsadores de la migración. La travesía de estos migrantes, aunque dura, sigue siendo un recordatorio crítico de la complejidad de los desafíos migratorios en la región.

Con información de: Reporte Indigo

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *