17 de julio de 2024

Aumenta producción informal en economía mexicana alcanzando nuevo máximo

Con poco más de la mitad de la población ocupada, la economía informal generó casi una quinta parte de todo el Producto Interno Bruto que se produjo en el país, registrando niveles no vistos en más de una década.

Entre ausencia de prestaciones y condiciones laborales precarias, millones de personas desempeñan su trabajo día a día, al respecto, la economía informal nacional representó alrededor de 50 por ciento de la población ocupada y generó el 24.4 por ciento del Producto Interno Bruto (Pib) que se produjo dentro del país en 2022, de acuerdo al último informe de la Medición de la Economía Informal (MEI), elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
Sin embargo, no es un hecho aislado, ya que la informalidad ha concentrado a más de la mitad de mano de obra no sólo en México, si no a escala mundial, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), fenómeno que obedece a diversos factores, entre ellos una economía poco regulada, los bajos salarios y en general la falta de oportunidades.
La economía informal en México participó con un 24.4% en el Producto Interno Bruto (#PIB) nacional en 2022, su mayor nivel desde 2003, según datos del @INEGI_INFORMA.

“La economía informal comprende más de la mitad de la mano de obra mundial y más del 90 por ciento de las micro y pequeñas empresas a escala global. Es una característica importante de los mercados laborales del mundo; su incidencia constituye un gran desafío en cuanto a los derechos y condiciones de los trabajadores, pues ello conlleva a un impacto negativo tanto en las empresas, como en los ingresos públicos, el ámbito de acción de un gobierno, la congruencia y hasta la competencia justa”, destacó el organismo internacional.
Al respecto, los sectores que tuvieron una mayor aportación desde la informalidad fueron el comercio, con 28.7 por ciento del total, la construcción, que registró 14 puntos porcentuales del Valor Agregado Bruto (VAB) que generó la economía no regulada y la industria manufacturera que sumó el 13.9 por ciento.

El fenómeno de la informalidad ha echado raíces al interior de diversas regiones del mundo; en América Latina y el Caribe, por ejemplo, aproximadamente 53.1 por ciento de los trabajadores de la región laboran en dicha condición, lo que equivale, al menos, a 130 millones de personas, de acuerdo a los últimos datos reportados por la OIT.
La organización ha detallado que la economía no regulada ha destacado por componentes característicos de la región, entre ellos el de desigualdad social, que se ha agudizado y expresado en las asimetrías de género, socioeconómicas, étnicas y raciales, así como territoriales, por mencionar solo algunas.

Además, la tasa de informalidad de la región ha sido mayor para las mujeres, quienes han alcanzado hasta 54.3 por ciento, en tanto que los jóvenes han registrado una participación no regulada en la esfera económica de 62.4 por ciento, mientras que prácticamente la totalidad de la población mayor ha vivido dicha condición de precariedad, de acuerdo al estudio informalidad Laboral en América Latina, realizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Con información de: Reporte Indigo

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *