16 de junio de 2024

«Va a ser un detonador para el progreso»: El Triunfo, el remoto pueblo de México que sueña con revivir gracias al Tren Maya

Estudió, empezó a trabajar y formó su propia familia en el estado de Quintana Roo, el que acoge los archiconocidos enclaves turísticos de Cancún y la Riviera Maya. Pero en 2022, tras 12 años fuera, decidió regresar a casa.
Quería reunirse de nuevo con sus famiiares. Pero lo que le ayudó a decidirse del todo fueron las oportunidades que vio abrirse en torno al famoso Tren Maya, que cuenta en El Triunfo con una estación que tiene a esta pequeña localidad de 5.500 habitantes, literalmente, patas arriba.
El megaproyecto insignia del presidente Andrés Manuel López Obrador, del que este 15 de diciembre se inauguró un primer tramo, aspira a impulsar el desarrollo económico de las regiones más pobres en el sureste de México como esta.

Pero también recibió duras críticas por su impacto ambiental sobre ecosistemas naturales y por haber triplicado su presupuesto inicial —con cargo a las arcas públicas— hasta superar los US$28.500 millones.

Kevin consiguió trabajo en El Triunfo durante la construcción del tren. Pero es tal la expectativa que existe sobre la revolución que supondrá aquí el proyecto, que dejó ese empleo para llevar a cabo su gran sueño: abrir su propio restaurante, un local de mariscos con una terraza de grandes mesas, luces y equipos de sonido como nunca antes se había visto en este pequeño poblado agrícola y ganadero.
“En el pueblo todo el mundo está viendo a ver qué puede hacer. Los terrenos que antes se vendían por 20.000 pesos (US$1.160), ahora se venden por más de 100.000 (US$5.800). De una manera u otra, se sabe que algo viene”, pronostica el joven.
Pueblo ferrocarilero
La vida en este pueblo todavía transcurre lenta y tranquila, apenas alborotada por los camiones que lo atraviesan cargados de materiales y los ruidos de las obras de construcción del tren que se prevé llegue aquí el 31 de diciembre.
Bajo un calor húmedo que supera por mucho los 30 grados, El Triunfo está casi al fin del estado de Tabasco y no lejos de Guatemala. Para llegar a la cabecera de Balancán, el municipio al que pertenece, hay que recorrer hasta 40 minutos en auto.

Puede resultar sorprendente que una estación del Tren Maya esté ubicada en este lugar remoto, que no cuenta con ambulancia y que apenas tiene un cajero automático que acumula largas filas en días de cobro y cuando el dinero disponible se suele acabar en menos de 12 horas.
Pero lo cierto es que la relación de El Triunfo con el tren viene de lejos.
Por aquí pasaba el ferrocarril de pasajeros que funcionó durante la segunda mitad del siglo pasado. Realmente, es debido a esa vía y aquella antigua estación que nació el pueblo en sí: primero se asentaron trabajadores del tren, después madereros y ganaderos o agricultores que transportaban en él sus mercancías.
De hecho, los pobladores más antiguos dicen que el nombre del pueblo se debe a que era un triunfo contar con aquel valioso medio de transporte. Otros bromean diciendo que lo bautizarían así porque es todo un triunfo llegar hasta este lugar tan apartado.
Sea como fuere, aquellas décadas de gloria en las que el pueblo llegó a tener hasta el doble de habitantes que ahora se esfumaron.
Los trenes de pasajeros dejaron de circular en México a finales de los 90 y con ello comenzó la decadencia de El Triunfo. No solo los vagones desaparecieron: también la mayoría de sus jóvenes que comenzaron a migrar del pueblo en busca de trabajo y oportunidades.

Con información de: BBC News

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *