27 de mayo de 2024

Cada 70 minutos muere una mexicana por Cáncer de Mama

Ciudad de México.-Hoy en México muere una mujer cada 70 minutos por Cáncer de Mama (CaMa), esto lo informó María Luisa Guisa Ortega, directora de Fundación de Cáncer de Mama (FUCAM), estos datos se dan desde en un país que se ostenta de ofrecer un «Sistema Nacional de Salud Universal, equitativo, integral, sustentable, efectivo y de calidad, con particular enfoque a los grupos de la población que viven en condición de vulnerabilidad», y que contó en este 2023 con un presupuesto por más de 21 mil millones de pesos.

No hay que olvidar, que de acuerdo con la misma Secretaría de Salud (SSA) en México, desde 2006, el cáncer de mama es la primera causa de muerte entre las mujeres que presentan algún tumor maligno y en la investigación del Colegio de México (Colmex), Cáncer y desigualdades sociales en México 2020, se reveló que en México se prevé que para el 2035 los casos y las muertes por cáncer se dupliquen en la región.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Cancerología (Incan), en México, el cáncer de mama es el tipo de cáncer con la incidencia más elevada. En 2020, cuando la pandemia llegó al territorio nacional, se registraron 29 mil 929 casos en total y se contabilizaron 7 mil 931 muertes. Las cifras de 2021 no cambiaron mucho, porque en el 2021, hubo 7 mil 925 mujeres que perdieron la vida a causa del cáncer de mama. La mayoría de ellas tenían 60 años o más.

En México, durante 2022, de acuerdo con datos del Inegi se registraron 23 mil 790 casos nuevos de cáncer de mama entre la población de 20 años y más. La incidencia nacional de esta enfermedad fue de 27.64 casos por cada 100 mil habitantes para ese mismo año, esto, según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) Continua 2022 del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), sobre la población que en los últimos 12 meses se ha realizado una exploración clínica de las mamas o una mastografía con
su resultado.

Estos datos han ido en aumento, por ejemplo en el 2011 México registraba una muerte por Cáncer de Mama cada dos horas y 20 minutos, lo que para Guisa Ortega, directora de FUCAM, refleja que “no hemos sido eficientes para el control de esta enfermedad y para la protección oportuna”.

Es evidente que la muerte por Cáncer de Mama, se agravó desde los últimos años debido a diversos factores como fueron: al abandono institucional del Estado mexicano, la pandemia por COVID-19, la fragmentación de las instituciones de salud y lo que es un hecho es que las estimaciones proyectadas en el aumento en los casos y mortalidad vendrían ante la posible eliminación de las Normas Oficiales que afectarían las detecciones y tratamientos oportunos por dicha enfermedad.

Con respecto de esto, Pablo Moreno, director de calidad de FUCAM, señaló que de acuerdo con datos de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en lo que va de esta administración «hay cerca de 21 mil cirugías derivadas por Cáncer de Mama, que se han tenido que cancelar o retrasar por el cambio de la administración o la cancelación del Seguro Popular- Insabi».

La fragmentación de las instituciones de salud en diferentes dependencias hace más complejo que las mujeres puedan acceder a un tratamiento y atención preventiva.

En entrevista para Cimacnoticias, Pablo Moreno, director de calidad de FUCAM, detalló que para disminuir “la altísima mortalidad por Cáncer de Mama, las instituciones de salud deberían consolidar campañas de detección para llegar a más del 70 por ciento de la población que requiera mastografías anuales como las mujeres mayores de 40 años. Por tanto, detalló que “si no llegamos a ese porcentaje de la población, vamos a seguir teniendo una alta mortalidad”.

Por tanto, debería ser de atención prioritaria para el sistema sanitario de nuestro país dada su persistencia desde hace décadas, pese a esto, la misma SSA reconoce también que, con la llegada de la Covid-19 en 2020, la exploración para detectar el cáncer de mama disminuyó en un 40 por ciento en sus diferentes clínicas a nivel nacional. Por otro lado, el servicio de mastografías disminuyó en un 50 por ciento el mismo año.

Las casi 16 mil defunciones registradas entre 2020 y 2021 también recaen sobre un sistema de salud pública en el que el cáncer de mama ha sido desatendido desde la pandemia.

El avance y letalidad de la enfermedad no podría considerarse sin un análisis profundo de las condiciones que México tiene para cada mujer, por ejemplo, para alcanzar un diagnóstico oportuno por Cáncer de Mama, para la médica Kitzia Larios, jefa de Radiología de Fucam, se necesitan 3 pilares básicos: los equipos y los controles de calidad que tienen los mastógrafos; segundo, personal técnico que toma el estudio; y el tercero sería el personal médico que interpreta el estudio.

A partir de eso, los tratamientos de atención juegan un papel trascendental, porque las mujeres que no tengan acceso a un servicio de salud público debería pagar de su propio dinero la atención privada.

Comenzarían con un rango de precio entre los mil hasta 15 mil pesos para los primeros estudios de imagen y de ahí los precios se elevarían, de acuerdo con el estadío de la enfermedad, el cual puede superar los 6 millones de pesos.

Con información de: CIMAC Noticias

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *