Review del estreno de ‘Fear the Walking Dead’


La naturaleza siempre gana…

 

Finalmente se estrenó el spinoff de ‘The Walking Dead’ (TWD de aquí en adelante), que por cierto es la serie con más rating de la historia, con la promesa de llevarnos al origen del apocalipsis zombi que se perdió Rick Grimes (y nosotros) mientras estaba en coma.

Bajo la producción de Robert Kirkman (creador del universo de TWD) y Dave Erickson (Sons of Anarchy), el principal atractivo que esperamos es el terreno totalmente desconocido y las historias frescas de este universo que nos pueden presentar (y por frescas me refiero a que no están basadas en el cómic). Además, sus creadores nos vendieron la idea de que los zombis ‘originales’ tendrían su propio ‘mojoe’ por no estar tan echados a perder con el paso del tiempo (JA JA…).

Inmediatamente brincamos a una escena que había sido preestrenada online días antes donde Nick, el no tan típico adolescente drogadicto (¿neta?, ¿’junkie communion’? ¿soy el único que nunca había escuchado de eso?) despierta para encontrar a ¿su novia? compañera de ‘junkie communion’ devorando a sus demás compañeritos.

La primera hora del capítulo se dedica a presentarnos a nuestros nuevos héroes, una familia extendida y disfuncional que tendría mucha tela para cortar aún si quitáramos de la ecuación la futura amenaza zombi que deberán enfrentar. Es ahí donde está el éxito y una de las mayores fortalezas de TWD; los matices de sus personajes: nadie es totalmente bueno o totalmente malo, blanco o negro, hay muchas sombras grises (¡NOO, no estoy hablando de Mr. Grey!) y razones que pueden llevar a alguien a explorar esas sombras. Esperemos que FTWD sepa explotar a sus personajes. De inicio, la pregunta a la que se enfrenta Nick, creer o no creer debido a su adicción, parece interesante.

Por el otro lado, TWD ha sido muy inconsistente desarrollando a sus personajes (suena contradictorio, pero así ha sido). Durante 5 temporadas hemos visto decisiones sin sentido (Lori nunca entendimos porque te enojabas y te reconciliabas con Rick y Shane) y personajes sin nada interesante que hacer (te hablamos a ti T-Dog). FTWD muestra un poco de esto con los 3 hijos del matrimonio protagonista; todos están enojados con la vida por ninguna razón. Esperamos hayan aprendido de sus errores y nos den un poco más de jugo para exprimir de estos personajes.

Quizá nos genere un poco de decepción que no se empiece a asomar por ningún lado una respuesta a cómo se originó el virus.

 

 

Recordemos que en TWD todo el mundo está infectado y al morir se transforma en zombi sin importar si fue mordido o no y no sabemos qué causó la infección. Sin embargo, TWD nunca fue una serie sobre el apocalipsis zombi, sino sobre el caos, la tensión, el desamparo y el miedo a lo desconocido que genera un evento como éste en el ser humano. Con lo visto en este capítulo parece que FTWD seguirá en esa misma línea (aparentemente nunca nos enteraremos de qué causó el virus, o por lo menos la respuesta está muy lejos) y se centrará en la evolución de sus personajes ante la amenaza constante del fin del mundo.

En general, lo mejor de FTWD han sido las actuaciones de Frank Dillane como Nick y Kim Dickens (House of Cards) como Madison, y el potencial que pueden desarrollar con su historia. El piloto extrañó el toque de Frank Darabont (The Shawshank Redemption, The Green Mile), quien fuera la mente principal detrás de la primera temporada de TWD y que hoy mantiene un pleito legal con los ejecutivos de la cadena. Darabont supo transferirnos la melancolía y desolación que vivía Rick Grimes en el piloto de TWD, mientras que FTWD no nos hizo sentir tan profundamente el riesgo y suspenso de un mundo (o por lo menos la ciudad de Los Ángeles) apunto de explotar en caos.

Hubo algunos buenos detalles como las pistas de que hay gente desaparecida, la gripa que está afectando gran parte de la sociedad, las primeras teorías de lo que les espera, y la transformación de Calvin, pero nunca sentimos que en realidad alguien estuviera en peligro como en los primeros capítulos de TWD.

Dicho todo esto, me subo al tren de FTWD por ser fan de la serie original y por lo que puede ser en un futuro. No nos está ofreciendo nada nuevo y parece como otra temporada más de TWD pero veamos qué nos puede ofrecer Robert Kirkman con nuevas historias de este universo. Espero que aprovechen la corta primera temporada (sólo durará 6 capítulos) para engancharnos más.


Autor: Andrés Nieto

Ingeniero Industrial por educación, Marketero de profesión, Geek por compulsión y fiel creyente de que la vida no es tan seria. Pop culture aficionado y aman...






tiempoyforma