Sin ventas, alfareras de Amatenango del Valle


  • Artesanas reportan una caída en sus ventas de hasta el 40 por ciento; piden a las autoridades reactivar la economía en el municipio

 

Por Issa Maldonado

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- No hay otro lugar en Chiapas donde las mujeres se despierten y duerman creando piezas de barro. En el municipio tseltal de Amatenango del Valle, las alfareras, con sus creaciones, dan identidad a este municipio chiapaneco.

En las manos de Hilaria y Regina hay más que un trabajo de seis horas al día. Hay una tradición heredada de sus madres, abuelas y bisabuelas, quienes han ido enseñando a las niñas, desde cómo sacar el barro, moldearlo, pulirlo, pintarlo, secarlo y luego quemarlo con un fuego de leña, todo, hasta llegar a la creación de piezas principalmente de palomas, jaguares, ollas y jarrones.

Hilaria Pérez Díaz, con 25 años de trabajar la alfarería en Amatenango del Valle, dijo que las artesanas enfrentan una crisis económica por la falta de ventas provocada por la pandemia del Covid-19 y los bloqueos carreteros entre Teopisca y Comitán de Domínguez.

Señaló que las ventas han caído hasta en un 40 por ciento, principalmente para los artesanos que venden las figuras de barro desde sus casas que no están ubicadas en la carretera, lo que impacta aún más en sus ventas.

Por su parte, Regina Díaz Bautista, alfarera desde hace 15 años, indicó que este año la situación de las mujeres que participan activamente en la economía de sus familias es crítica, pues anteriormente tenían una ganancia promedio de 200 a 500 pesos diarios por la venta de sus piezas de barro, sin embargo, en la actualidad solo registran ventas de entre 50, 80 y 100 pesos.

Mencionó que sus ingresos se reducen a sólo el 15 o 20 por ciento de las ganancias, porque las alfareras tienen que comprar brochas, pintura y barniz para terminar las figuras.

Díaz Bautista dijo que cada semana elaboran hasta 36 piezas pequeñas de barro, pero las ventas no han subido.

Por ello, las mujeres hicieron un llamado a las autoridades para reactivar la economía de las artesanas, además de invitar a la población a adquirir sus creaciones.






tiempoyforma