"Si ya saben cómo soy... ¿Pa qué me invitan?"


Recientemente trascendió la noticia de que la popular actriz de Televisa, Carmen Salinas, era propuesta como candidata por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) para una diputación plurinominal en las próximas elecciones intermedias.

Las reacciones no se hicieron esperar e inundaron las redes sociales criticando la decisión de postular a un perfil que nada tiene ver que con el quehacer político y que, en diferentes ocasiones, se ha visto envuelta en escándalos en su medio, la farándula.

Carmen Salinas se suma a la lista de personalidades populares que, sin antecedentes en la política, buscarán diputaciones este 2015: el payaso Lagrimita, el futbolista Cuauhtémoc Blanco y el actor de telenovelas, Alejandro Camacho. Sólo Lagrimita (Guillermo Cienfuegos) va como candidato independiente y los demás abanderados por algún partido político.

No es la primera vez que ocurre algo similar, desde los 60´s el PRI ha propuesto a candidatos provenientes de la farándula. El primero fue Jaime Fernández, hermano de Emilio “Indio” Fernández; Ignacio López Tarso, Silvia Pinal. Esta práctica no es exclusiva del PRI, María Rojo, Carlos Bracho y Ana Guevara han contendido en elecciones por la izquierda. La lista es muy grande, y es un fenómeno que se viene dando desde hace más de 50 años y no sólo ocurre en México. En Estados Unidos los republicanos llevaron a  Arnold Schwarzenegger a ser el “Governator” de California. “Manny” Pacquiao en 2010 representó al distrito de Sarangani en el congreso filipino.   La diferencia es que en todos estos casos, los partidos utilizan a personalidades famosas y populares para contiendas electorales que sumen votos a la causa política. En el caso de Carmen Salinas, hablamos de una plurinominal, no es para ganar votos, es para representar los intereses del partido.

¿Cómo interpretamos esta situación? ¿Como una burla de los partidos hacia la sociedad al elegir candidatos más por su popularidad que por su capacidad? ¿Como una deficiencia de nuestro sistema de democracia con procesos de selección sin filtro?

Yo lo interpreto como un acto desesperado del PRI del Distrito Federal por ganar reflectores en esa plaza, que la izquierda se empeña en no dejar ir, e intentar mejorar sus índices de aceptación. Pero, insisto ¿Carmen Salinas para Diputada Plurinominal? Esos espacios generalmente están reservados para los personajes de carrera política, de militancia e ideología partidista o de representación de sectores estratégicos. No veo a la popular actriz en ninguno de esos casos. Lo que sí veo es un acto de burla de un partido hacia sus militantes y a su sociedad al considerar, siquiera, la opción de que un personaje tan cuestionable por sus modales y pobre educación, ocupe esos privilegiados espacios.

Pero lo que también hay que decir es que, la culpa no es de la democracia y menos de Carmen Salinas. El sistema democrático indica que cualquiera que cumpla con los requisitos de la legislación electoral puede ser votado o llegar al congreso por la vía plurinominal si así lo consideran los partidos.

Así que quizá la discusión y análisis debe centrarse en cómo exigirle a los partidos que eleven el perfil de los candidatos con aspiraciones a representarnos. Proponer bajos perfiles sólo es muestra de que asumen que la sociedad es de muy pobre perfil y… quizá sea la realidad. Una realidad que se agravará más alimentando ese círculo vicioso de la mediocridad con perfiles que están a la altura de lo que somos, pero no de lo que necesitamos.

Ahora que, lo más lamentable sería que la cuestionada Carmen Salinas, ya como diputada, realice mejor papel que los políticos de “oficio”. Todo puede pasar en este país surrealista.


Autor: Francisco Alvarado Nazar

Consultor y académico especialista en Liderazgo y Desarrollo Regional, Presidente de la Fundación Manatí para el Fomento de la Ciudadanía AC....