Lo que la paternidad le ha enseñado a Phelps


"Ser padre me ha enseñado a tener mucha paciencia", reconoció el nadador estadunidense Michael Phelps, el deportista con más oros olímpicos (23) y retirado de las piscinas desde los Juegos de Río 2016.

En plena gira promocional de su marca de trajes de baño, Phelps afirmó en París que ahora su vida está centrada en su hijo Boomer, que tiene casi un año y que es "el auténtico desafío" de su nueva vida.

"En un día normal para mí, ahora me levanto siempre cuando despierta Boomer. Después, como todo el mundo, tomo el desayuno y el café. Hago deporte cuatro o cinco veces por semana, no únicamente natación", relató Phelps sobre cómo vive su vida de recién retirado.

"Me dicen que para mantener totalmente el nivel tendría que nadar de siete a ocho millas por día, cuando lo que hago es de tres a cuatro. Pero está bien porque practico otros deportes como el golf. Me entreno un poco en casa y también tengo bastantes viajes por ocio o por el trabajo. Siempre hay algo por hacer, es divertido", apuntó.

Phelps admitió que antes "no tenía paciencia", pero que con la llegada de su hijo eso ha cambiado.

"Es increíble ver a Boomer. Le metes en la cama, grita, chilla, se acerca a las barras de su cuna, llora. Es astuto, finge que duerme y cuando sales de la habitación se pone a gritar. La paternidad es un auténtico reto, ser padre de un niño. Es algo que me gusta", afirmó.

 

 

Con información de AFP 

Foto: TVMax.com