Crecimiento exponencial en el desarrollo profesional docente se ha tenido en universidades públicas


En las universidades públicas y de apoyo solidario la evaluación de los docentes se vuelve cada vez una demanda creciente de los propios interesados, lo que se refleja en mayor personal con posgrados y la incorporación de investigadores al sistema nacional, calidad educativa y mejores egresados, señaló Guillermina Urbano Vidales, directora de Superación Académica de la SEP.

Al ser entrevistada en Tuxtla Gutiérrez, donde estuvo por el tercer informe de actividades del Rector de la UNICACH, Roberto Domínguez Castellanos, en su periodo de gestión 2012-2016, la también responsable del Programa de Desarrollo Profesional Docente dijo que en 1996 cuando se creó el proyecto se comenzó con las universidades públicas estatales y éstas solamente contaban con el ocho por ciento de doctores, pero actualmente, con un crecimiento con más de 120% de la planta docente, se tiene un 48% de doctores.

Precisó que esto se refleja solamente en universidades públicas y algunas de apoyo solidario como es la UNICACH que ha tenido un crecimiento exponencial en los últimos años, a partir del 2007, inclusive en el número de ingreso de académicos al sistema nacional de investigadores.

Inclusive, en estos momentos más de 30% de investigadores nacionales reconocidos ante CONACyT son de universidades públicas, lo que implica que los académicos han reconocido que tienen que evaluarse.

En los años 90 fueron difíciles porque los académicos no pensaban en la evaluación como un elemento para la calidad educativa, pero actualmente ya no hay ningún docente de instituciones de educación superior que no sienta la necesidad de evaluarse para poder estar en los diferentes ámbitos del conocimiento.

Anotó que el Programa de Desarrollo Profesional Docente atiende a 162 instituciones de educación superior en los diferentes subsistemas, como públicas, de apoyo solidario, institutos tecnológicos federales, algunos institutos descentralizados, universidades politécnicas y tecnológicas, escuelas normales y universidades interculturales.

Destacó que cada vez más en estas instituciones existen mayores grupos que tienen reconocimientos nacionales e internacionales, tal es el caso del personal académico de la UNICACH en cuanto a investigaciones y el recién nombrado premio nacional de Artes, Eraclio Zepeda, y lo más importante es que tienen una oferta educativa diversificada, complementaria en los estados y lo más importante que tengan que resolver los problemas que se enfrentan en las regiones.

En este contexto, anotó que se espera formar los docentes necesarios para que éstos den como resultado buenos egresados como gente responsables, ciudadanos con competencias internacionales, para que las universidades caminen en el paradigma de universidades de clase mundial.

Puntualizó que esto se deberá reflejar a través que tengamos un aprendizaje para todos, egresados cada vez más comprometidos con su entorno, grupos académicos identificados en grados de consolidación que puedan realmente competir y tener pares de vinculación académico de todo el mundo.

 





Suscríbete para recibir correos con las noticias más importantes