Avión presidencial estará en México hasta que se venda


El avión presidencial nuevamente se encuentra en México, a la espera de un comprador que de acuerdo al titular de Banobras,  Jorge Mendoza, dio a conocer que de un total de 42 interesados originalmente, en esta etapa final se tienen negociaciones con dos potenciales compradores, incluso la semana pasada recibió un anticipo de un millón de dólares, en tanto que en el otro caso se han iniciado conversaciones.

La aeronave fue adquirida a finales del sexenio de Calderón y en su momento tuvo un costo de 218 millones de dólares.

En tanto, el secretario de la Defensa Nacional Luis Cresensio Sandoval informó que el promedio mensual de gasto por mantenimiento y operación de la aeronave en los últimos 3 años de la pasada administración fue de 12 millones de pesos, en tanto que el costo que ha tenido para su mantenimiento en los 20 meses del presente gobierno ha sido de 3.9 millnes de pesos. Hay una diferencia de 306 por ciento de gastos. Es decir, el gasto anual en el sexenio pasado fue de 144.7 en tanto que en un año de este gobierno fue de 47.1 millones de pesos, una diferencia de 97 millones de pesos.

El avión permanecerá en el hangar presidencial hasta la conclusión del proceso de venta, apuntando que el comprador tiene derecho a realizar visitas de supervisión para conocer el estado de la aeronave.

Sin embargo, llegó a México a 2016, por lo que fue utilizado unicamente por Peña Nieto. Para el actual mandatario, su compra es la muestra de los excesos y lujos gubernamentales en lo que llama periodo neoliberal y desde su campaña por la presidencia anunció la venta de un avión “que no lo tiene ni Donald Trump”.

De acuerdo a la información de la Presidencia, las dimensiones del Boeing 787-8 son 57 metros de largo por 60 metros de ancho, con una capacidad para el traslado de 80 personas, toda vez que se realizaron adaptaciones para que el área donde viajaba el presidente fuera espaciosa e incluyera una recámara y baño particular.