Antes y después


Para lograr en nuestros hogares un "antes” y un “después" en el diseño de interiores; necesitamos considerar ciertos elementos esenciales que nos permitirán hacer un cambio en nuestros espacios.


Una gran herramienta para ello, es el agregar un único tono de color en el muro principal del espacio que permita generar un juego de perspectivas y fondos. No es recomendable utilizar colores brillantes que te puedan cansar muy rápido la vista, por lo contrario, siempre es mejor seleccionar colores neutros y poner los acentos cromáticos en accesorios decorativos o en arte.


Otra excelente herramienta para hacer un cambio notable dentro del espacio; es hacer uso de papel tapiz. Hay una gran variedad de texturas y tonos que ayudan a que el ambiente sea perciba más acogedor y cálido. El reflejo de la iluminación en estas superficies, les proporciona un toque muy especial y elegante. 


Es importante considerar la colocación de tapetes que permitan enmarcar algún área dentro del espacio, pero no es recomendable ni funcional ponerlo en comedores. 


Accesorios, libros, lámparas decorativas, cojines, etc.; son esenciales al momento de querer dotar de personalidad y forma a un espacio. 

Estos son algunos ejemplos del antes y después de espacios dentro de una casa a la que, justamente, le faltaba darle “forma” e integrar el mobiliario al espacio.

Recamara niño:


Es una recamara para un niño pre adolescente, por esa razón, el cliente solicitó que estuviera diseñado de tal manera que se pudiera conservar de esa forma, un par de años más. Así, nos quedamos con la base de tonos en café y gris para poder acentuar el azul del cojín y la cobija, resaltando este detalle. Para darle un toque divertido, suspendimos una bubble chair que hiciera juego en el espacio. La recamara es bastante amplia, lo que nos permitió colocar un tapete enmarcando la cama. Siempre se acostumbra a poner dos burós iguales a cada lado de la cama, pero en este caso, propusimos darle un giro y poner un buró amplio de un lado, con una lámpara suspendida y, del otro, lado poner un escritorio con un corcho colgado.

Sala:


Este espacio recobró vida al pintar los muros laterales y ponerle un papel tapiz al fondo. De esta manera, la iluminación se volvió mucho más dramática y el ambiente mucho más cálido. Diseñamos dos mesas de centro metálicas y el espejo en la cubierta, que refleja, en su superficie, todos los accesorios decorativos. También es importante meter acentos con la colocación de piezas antiguas, como la banca, que le dan un sabor único al ambiente. El arte en el muro es un díptico de arte abstracto que proporciona personalidad a la sala. Las lámparas de pie, a cada lado, enmarcan todo ese frente del muro y le dan fuerza a toda la composición. El tapete tiene tonos tierra con acentos en azul que hacen juego con los cojines decorativos en el mismo tono. De esta manera logramos la armonía e integración de la que el espacio carecía.

Family:


Por medio de tapete, accesorios decorativos en el librero, la charola de piel en el puff, la cobija y cojines de Missoni; este espacio recobró vida. El sillón es de la marca italiana Baxter y es sumamente cómodo; pero le hacían falta todos los nuevos elementos para que en verdad resaltará su increíble diseño. El mueble también es ambientado con accesorios decorativos que le dan el justo toque le faltaba. Nos gusta generar rincones especiales dentro de los espacios y, por esa razón, pusimos unas sillas mecedoras, con una mesita lateral que permitieron generar más calidez más en el Family.


Autor: Karen Kresch / Isabela Moreno

Somos un despacho de Arquitectura de interiores nuevo, joven y emprendedor. Somos dos mujeres que estudiamos juntas la carrera de la Universidad CENTRO, y desd...