Ante crisis por pandemia, importante asegurar viviendas


La docente e investigadora de la Escuela Bancaria y comercial (EBC) Campus Chiapas, Irma Pérez Cancino, apuntó que en Chiapas solamente el 1.5% de las viviendas cuenta con un seguro de desempleo y señaló que la pandemia por COVID-19 ha impactado en la pérdida de empleos, por lo que es importante recordar que los créditos hipotecarios cuenta con un seguro de desempleo.   

Irma Pérez Cancino destacó que durante los meses de marzo, abril y mayo se han perdido 1 millón 30 mil 366 empleos, mientras que para el trimestre junio – agosto, se perdieron 680 mil más, según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). 

La docente e investigadora indicó que derivado de estas pérdidas de empleo, muchos trabajadores dejaron de pagar sus créditos hipotecarios, que tienen con los bancos privados, o a través de la llamada banca social conformada principalmente por el INFONAVIT y el FOVISSSTE.

Por ello, la investigadora de la EBC Campus Chiapas invitó a los trabajadores en situación de desempleo, que en que se informen, que primero lean  su contrato o se acerquen a los ejecutivos de las instituciones donde tienen su crédito y hagan  válido este beneficio al que tienen derecho.

La también analista de la Escuela Bancaria y Comercial detalló que Infonavit cuenta con un programa de prórroga total por un plazo de 4 meses por desempleo, Fovissste cuenta con una prórroga de hasta por un año por desempleo y la Banca privada cuenta con otras que van desde los 3 meses a un año por desempleo. 

Pérez Cancino señaló que un seguro de cobertura amplia, protegería este patrimonio contra incendio, terremoto, erupción volcánica o fenómenos hidrometeorológicos, como huracanes e inundaciones, pero también podría incluir, la protección de todo los muebles y aparatos electrónicos que haya en dentro del bien inmueble.

Por ello, la investigadora recomendó que al determinar contratar un seguro por desempleo, guardar las facturas de todos los aparatos, se consideren los gastos extraordinarios y valuar adecuadamente la propiedad. Asimismo la analista recordó que en caso de siniestro la mayoría de las coberturas no pagan el 100% y que se puede pagar una parte de la cobertura; las aseguradoras proporcionan facilidades de pago y es mejor asegurar, aunque sea sólo una parte que no asegurar nada.

Los costos de un seguro, depende de varias cosas como la cobertura, tamaño de la vivienda, acabados, la zona en la que se ubique y del precio comprobado. Si alguien paga 6 mil 346 pesos al año, tiene derecho a recibir hasta una suma de 1 millón, es decir una cobertura amplia.

Para finalizar, la docente de la EBC Campus Chiapas, señaló que existe poca o nula cultura de adquisición de seguros de protección en general. Según datos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), sólo 8.6% de las viviendas en el país tienen, voluntariamente, una cobertura que las proteja contra desastres naturales.

 

 

 

 





También te puede interesar...