Ultimátum para para detener a Javier Duarte


Es inaudito que tras 5 meses no haya pistas

para localizar al ex gobernador veracruzano

 

Por Abraham Mohamed Z.

mohacan@prodigy.net.mx

 

Con la detención este domingo 12 de marzo de Flavino Ríos, quien fungió como gobernador interino de Veracruz tras la renuncia de su jefe Javier Duarte que sigue prófugo desde hace 5 meses, ya son dos, de sus muchos cómplices, los que están presos acusados de diversos delitos que van desde peculado, enriquecimiento ilícito, lavado de dinero, asociación delictuosa y demás que resulten en el curso de las averiguaciones.

Decimos que con Flavino son dos los ya presos, porque primero fue detenido Arturo Bermúdez, el siniestro Secretario de Seguridad Pública quien aparte de aquellos delitos, también se le imputan homicidios, desaparición de personas, torturas y violaciones a los Derechos Humanos de mucha gente que lo acusa.  

Ahora al ex gobernador interino – Flavino Ríos- se le detuvo cumpliéndose la orden de aprehensión girada por la Juez de Control, Alma Leida Sosa Jiménez que le dictó prisión preventiva por un año acusado de abuso de autoridad, tráfico de influencias y complicidad en la fuga de su jefe Duarte al facilitarle un helicóptero oficial para que huyera de Veracruz.

Le adelanto que Flavino podrá recuperar su libertad en muy poco tiempo mediante el pago de una fianza, pues los delitos en su contra se consideran no graves y para el día 18 de este mismo mes de Marzo en que se llevará a cabo la audiencia de vinculación a proceso, la Juez de la causa definirá lo procedente.

Algo más o menos semejante fue lo que le facilitó a Leonel Bustos Solís que también estuvo detenido en Pacho Viejo, recuperar su libertad pero sigue sometido a proceso, acusado de malversar más de 2 mil millones de pesos durante su función como director del Régimen de Seguridad Social del Estado junto con Mauricio Martín Audirac. En las mismas anda Gabriel Deantes Ramos quien está también vinculado a proceso, lo que antes era formal prisión. El fungió como Oficial Mayor en la Secretaría de Educación y luego fue Subsecretario en la Secretaría de Finanzas del Estado y ahí se consumó el presunto saqueo.

Otro “pez gordo” que de hecho libró su detención al convertirse en el traidor más fuerte que jamás se imaginó tener Javier Duarte, es José Juan Janeiro Rodríguez quien era uno de sus más “confiables operadores financieros”. El  negoció con la PGR para que se cancelara la orden de aprehensión en su contra a cambio de proporcionar toda la información sobre las inversiones que por más de dos mil millones gestionó para su entonces  “jefe y amigo” con el compromiso de que se puedan recuperar bienes y dinero en efectivo para  reintegrarlo a la saqueada Tesorería de Veracruz.

Quienes están con “el Jesús en la boca” son los diputados federales Alberto “El Cisne” Silva y Antonio Tarek Abdala quienes desde la Coordinación de Comunicación Social del Estado el primero y el segundo desde la Tesorería estatal, urdieron todo para que se pagaran más de dos mil millones de pesos de publicidad a empresas fantasmas, aparte de que Tarek también participó en la transa por más de dos mil millones en las que están involucrados Leonel Bustos Solís y Mauricio Martín Audirac que, según todos ellos, cumplían con las instrucciones que les giraba su jefe el Gobernador Duarte. Estos dos diputados –Tarek y Silva- están en riesgo de ser desaforados para que enfrenten los argos que se les imputan.

Y ya no hablemos del propio ex gobernador Duarte, de su esposa Karime y de Moisés Manzur. Según sabemos, hay la firme instrucción, por no decir, ultimátum del propio Presidente Peña Nieto para que sin más excusas ni pretextos, sean localizados y detenidos para ponerlos a disposición de las autoridades correspondientes.

Este día 12 se cumplieron exactamente cinco meses de que Javier Duarte y acompañantes se volvieron  “ojos de hormiga” y ninguna policía o Sección de Inteligencia de ninguna corporación, tiene –según dicen- “ni idea donde se encuentren”, lo cual nadie cree.

De ahí la exigencia del Presidente Peña Nieto, la cual deben cumplir ¡ya!, tanto Osorio Chong como Renato Sales y hasta Raúl Cervantes, pues tamaña ineficacia sólo se justifica como componenda que mucho perjudica al señor Presidente.

Y mientras tanto, sobre la detención de Flavino Ríos que fungió como gobernador interino tras la renuncia de Duarte que no aguantó los 48 días que le restaban para terminar su gobierno, el ahora gobernador constitucional de Veracruz, el panista Miguel Ángel Yunes solo se concretó a decir que su aprehensión “no es un show” y sostiene solo se cumple con la  Ley al proceder contra funcionarios, políticos o empresarios que en una u otra forma contribuyeron al saqueo del Veracruz, ya sea por participación directa, por omisión o por complicidad y que, por lo mismo, las acciones legales no pararán hasta que sean castigados y que Veracruz recupere sino todo, sí mucho de lo que le robaron.    

 

 


Autor: Abraham Mohamed Zamilpa

58 años en el periodismo que inició en su natal Tamaulipas. Reportero, columnista y director de periódicos en Reynosa, Nuevo Laredo y Tampico. Llegó e...






Lo más visto...

tiempoyforma