Trabaja Peña Nieto por la Reconciliación


Por Abraham Mohamed 
mohacan@prodigy.net.mx 

Pronto empezarán a notarse y a sentirse los resultados de los ajustes que empezó a hacer el Presidente Peña Nieto para reconciliar y reordenar al país, para estar en condiciones de darnos buenas noticias a los mexicanos, en su IV Informe de Gobierno el próximo 1 de Septiembre. 
Para empezar, con el “solomónico veto” que ejerció con la jaloneada Ley de Responsabilidades  mejor conocida como “3 de 3” y cuyas recomendaciones para su reforma ya las aprobó al pie de la letra el Senado, sella la reconciliación con el Sector Empresarial, que innegablemente es uno de los más poderosos motores de la economía nacional. 
De hecho los patrones, al igual que los servidores públicos, no tendrán la obligación legal de hacer públicas sus declaraciones patrimoniales, por aquello de que se afectarían sus derechos a la vida, al exponerlos a ser víctimas de la delincuencia, o sea que la “3 de 3”, con la que se hizo tanto ruido cacareándola como la que serviría de base para frenar la corrupción e impunidad en las esferas de gobierno, quedó guanguísima. Y es que al Presidente no le quedaba de otra, más que vetar dicha Ley. 
Francamente el Sistema Nacional Anticorrupción con sus “7 Leyes” tiene que estar “flojito y cooperando”, para resolver lo mejor posible y rápido, las peliagudas circunstancias que convulsionan al país, para lo cual “la gente del billete grande” son mega necesitados. 
Por lo mismo, en el caso de las personas físicas y morales, para ser contratistas o proveedores de los gobiernos federal, estatal o municipal,  seguirán sólo presentando su documentación legal y su declaración de impuestos como lo han venido haciendo, o sea, quedaron casi igual. 
Nos dirán que sí hay voluntad para combatir la corrupción y la impunidad porque se castigará con severidad a aquellos que en complicidad con funcionarios públicos cometan delitos de soborno, tráfico de influencias, falseen información, colusión, uso indebido de recursos públicos y usen procedimientos ilícitos en sus gestiones y, que las penalidades serán de dos tantos de los beneficios obtenidos, o de 100 mil a 140 mil veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización. Además serán suspendidos para participar en obras o servicios públicos, de 3 meses a 8 años. 
Quienes esperaban o esperan que en México pueda darse una verdadera guerra contra la corrupción, al menos por ahora, nos llevaremos un buen chasco. 
Aquí no se puede hacer lo que hacen en China contra los “tigres y las moscas” como llama el gobierno de Xi Jin Ping a los funcionarios públicos rateros de todos los niveles -altos y bajos- a los que condenan a cadena perpetua y son obligados a regresar lo robado. 
Allá entre los más de 100 mil funcionarios públicos de todo nivel que en los últimos tres años han sido encarcelados, sobresalen el exministro Bo Xilai; el exjefe de Seguridad de China, Zhou Yong Kang y Ling Jihua, uno de los más altos dirigentes del Partido Comunista Chino. 
El mandatario  Xi Jin Ping reiteró que “toda corrupción donde sea, debe ser castigada y cada corrupto tiene que ser procesado”, incluyendo a los 88 millones de militantes de su partido, el Comunista Chino; porque está convencido de que “un partido limpio, con una fe firme, reglas estrictas y un estilo de trabajo excelente, es y siempre será, invencible”. 
Consideré prudente intercalar la lucha del gobierno chino contra la corrupción, porque quizá eso también hará el Presidente Peña Nieto para seguir con firmeza su tarea de reordenar, como dije al principio, lo más pronto posible al país, actuando cuando menos contra algunos de los más señalados gobernadores y exgobernadores corruptos, ya sean de su partido, el PRI, o del PAN. 
Por otra parte de gran ayuda para la reconciliación, creo que en vez de represión violenta para aplacar a los belicosos maestros de la CNTE, el Secretario de Gobernación, Osorio Chong, quien es el negociador del gobierno peñista, habrá de mostrar mano franca, abierta, de ayuda, en vez de puño cerrado u ordenar más confrontaciones con saldos mortales. 
Muestra de esa buena voluntad gubernamental, puede ser facilitar la libertad de los líderes de la Sección 22 de Oaxaca que están encarcelados y otra es redefinir la  evaluación magisterial para que solo se evalúen a los de reciente ingreso y no a los viejos profesores que tienen 30 años o más impartiendo clases con el gis en la mano ante el desteñido pizarrón, con bancas y mesas desvencijadas, sin vidrios en las ventanas, sin luz eléctrica y menos computadoras en sus escuelas. 
Para mí y para muchísima gente, se nos hace injusto que esos maestros ya de la tercera edad, que se han pasado gran parte de su vida en las aulas, sean obligados a evaluarse  para reprobarlos, quitarles su grupo y refundirlos en una oficina administrativa de la SEP dizque para darles oportunidad de que “se actualicen” y no pierdan su plaza, lo cual los aterra, y más, por su avanzada edad. 
Resolver este tema, contribuirá mucho a que se afloje la presión de la CNTE. 
Y otra cosa, ahora que Peña Nieto ha logrado que el Congreso esté francamente alineado con él, debe aprovechar eso para hacer cambios en su gabinete porque hay quienes en vez de ayudarlo a administrar y gobernar al país, lo perjudican con sus acciones. 
Eso esperamos los mexicanos.    


Autor: Abraham Mohamed Zamilpa

58 años en el periodismo que inició en su natal Tamaulipas. Reportero, columnista y director de periódicos en Reynosa, Nuevo Laredo y Tampico. Llegó e...






Lo más visto...

tiempoyforma