Perspectivas... La tortura en México


En México la tortura es una práctica generalizada. Y todas las fuerzas del orden, militares, policías federales, estatales y municipales están involucradas en el problema. Y ante la carencia de reales investigaciones y nulas sanciones, la impunidad campea en el país.

Para la ONU, la tortura en México es un problema real. Mucho más de lo que los discursos oficiales quieren reconocer. Y aún cuando se puede hablar de algunos avances, la situación es simplemente, preocupante.

El relator especial sobre tortura de la ONU, que visitó nuestro país para realizar una investigación al respecto, rindió su informe en Ginebra. Y no pudo ser más contundente.

El argentino Juan Méndez dice que la tortura y el mal trato al momento de las detenciones son algo normal. Que el marco de impunidad es total y que las violaciones a los derechos humanos son una constante con pretexto del combate a la delincuencia organizada.

El funcionario de la ONU señala que México vive una compleja situación de seguridad pública y que la delincuencia es un desafío para las autoridades tanto como para la población.

El relator de la ONU visitó México durante 15 días el año pasado. Y visitó el DF, Nuevo León, Chiapas y Baja California, además de que se entrevistó con funcionarios de la SRE, Gobernación, SEDENA, Marina, Salud, PGR, la Corte, el Consejo de la Judicatura, y la CNDH. En Nuevo León se le impidió el acceso a sectores que deseaba conocer.

La relatoría habla de la incapacidad de las autoridades. De como muchas detenciones las practican civiles, sin órdenes de juez y de como la tortura sustituye a la investigación. Señala que el acusado tiene que probar su inocencia, cuando es la autoridad la que tiene que acreditar la legalidad de las acusaciones y las confesiones cuando éstas existen.

El relator señala que las instituciones de seguridad en México no estaban preparadas para enfrentar un reto como el de la guerra contra la delincuencia organizada. Y deja claro que es indispensable que la comunidad internacional eleve su atención a este problema en México.

El informe es en síntesis un duro revés para México. Se reconocen avances y posturas oficiales. Pero a un año de la visita, las cosas no parecen haber cambiado mucho. Iguala abrió una herida, pero no la provocó. El daño viene de atrás. Y de la estrategia aplicada que contempla que dejar de lado el problema es una forma de solucionarlo. Esto es, si no se habla del asunto, es que no existe.

Resulta evidente que el gobierno mexicano buscará, como lo hizo ante el fallo del Comité Contra las Desapariciones Forzadas, de dar una respuesta rápida para después, recurrir al olvido.

Sin embargo, en el plazo de algunas semanas, este será el segundo golpe para nuestro país salido de la estructura de la ONU. Y los dos, desapariciones forzadas y tortura, dejan muy mal paradas a las autoridades.

Se puede, por supuesto, recurrir al expediente de que la mayor parte de las denuncias llegan desde el pasado reciente. Pero al momento en el que el gobierno propone a Eduardo Medina Mora como candidato a ocupar un sitio como ministro en la Suprema Corte, lo que hace es avalar lo hecho por las autoridades pasadas. Y con ello, asume buena parte de la responsabilidad de los hechos.

Más allá de las palabras y las disculpas y sin importar si esto es o no la verdadera ONU o sólo uno de los muchos comités que “informan” al órgano central, la realidad dice que el gobierno mexicano tiene en las manos un nuevo problema.

Si la tortura es generalizada y si “todas las fuerzas” la realizan, lo “mismo fuerzas armadas que policías federales, o municipales y estatales”, lo que se enfrenta es la descomposición total. Y así las cosas, para combatir a la delincuencia de manera efectiva, lo primero que se tiene que hacer es resolver esa descomposición.

Y eso es algo que, por lo sucedido en las últimas fechas y con el caso Tlatlaya en las manos, parece ser, el gobierno no tiene intención alguna de realizar. Por más recomendaciones que la ONU nos haga llegar.


Autor: Norberto de Aquino

Especialista en política nacional con amplia experiencia profesional en áreas de publicación y asesorías a nivel presidencial. Vasto conocimiento de relacio...






Lo más visto...

tiempoyforma