PERSPECTIVAS 05.08.16


Por Norberto DE AQUINO 

El ejercicio de presión desatado por los empresarios, con amenazas de suspender cuotas al IMSS y pagos de impuestos incluidas, ha puesto a la vista lo viejo que es nuestro sistema político. 
Se tenía claro ya que el mecanismo político en el país adolecía de muchas fallas. Y se pensó que con los cambios especialmente en el terreno electoral, la situación mejoraría. Pero todo lo que en el fondo se logró no fue más que poner en evidencia la magnitud del problema. 
Los empresarios, con la costumbre como gran consejera, pensaron que todo lo que tenían que hacer para satisfacer sus demandas, era presionar al gobierno. Suspender pago de impuestos y detener las cuotas al IMSS. El discurso acompañado de un par de demandas de corte administrativo, pondrían las cosas en su lugar. 
Pero la equivocación es mayúscula. Una cosa es que el gobierno pase apuros para contener un movimiento social que en el propio gobierno se midió mal y otra es que los mecanismos de control del respeto a la ley ya no existan. 
Los que los empresarios no entendieron es que el reto de la CNTE tiene un alto contenido social. Y que, al mismo tiempo, es más factible que la sociedad respalde a los maestros, antes que se sume a la idea de la represión que exigieron los hombres del dinero. 
Al mismo tiempo, es claro que la amenaza que lanzaron tenía como fundamento el violar la ley. Los maestros puede ser que violen la ley, pero el fundamento sobre el que presentan su movimiento es uno de contenido político social. 
No obstante, lo importante aquí es ver como lo que se buscó fue una actuación al estilo de la vieja presidencia de la República. Esto es, una decisión de corte vertical, sin intermediarios y sin escollos de ninguna naturaleza. El poder que ya no existe. 
Es cierto que la democracia tiene enormes fallas en nuestro sistema. Y que el presidente puede aún, tomar decisiones de poder incluso en contra del sentir de la mayoría. Pero no es como sucedía antes. Hoy el costo es evidente. Y creciente. 
¿Es poco? Puede ser, pero hay costos. La presidencia está anquilosada. Y eso lo saben mejor los de la CNTE que los empresarios. 
Y curiosamente en donde mejor se ven los problemas, es en el terreno de las decisiones relacionadas con la aplicación de la justicia. Hay rutas de control. Pero debilitadas. Y cuestionadas. La lentitud para tomar medidas responde a esa situación. El poder no es el mismo. 
El otro ejemplo que deja ver la pérdida de poder es todo lo relacionado con las reformas estructurales. El gobierno impuso su proyecto en la primera parte del sexenio. Pero ha pasado momentos muy amargos para poder alcanzar las metas ofrecidas. Y todo lo que le queda en la mano es la reforma educativa. Y se acepte o no, este es ya, un tema altamente tóxico para el gobierno y sus funcionarios. 
Y no parece existir una ruta viable para retomar la iniciativa en este proyecto. Se puede imponer el peso del aparato oficial. Pero difícilmente se podrá lograr el consenso que este tema requiere. 
La presidencia de la República ha perdido poder. Se nota. Y se nota mucho más cuando ese poder se ejerce sin el entrenamiento adecuado, que es lo que hoy padece el país. 
El presidente puede tener el control del PRI. Esto es, el “poder de la firma”, pero difícilmente podrá tener el control del priismo. La pérdida del poder a la vista. Se puede imponer una decisión de gobierno. Pero no se tendrá la simpatía popular. Las encuestas lo dicen con toda claridad. 
Así, los empresarios le han hecho un flaco favor al gobierno. Lo han exhibido totalmente. La debilidad no es de leyes, como pretenden los hombres del dinero que se crea. El problema es de margen de acción. Y ese ya no existe. 
El presidente sabe que las cosas han cambiado. Tal vez no tanto y tal vez de manera no significativa. Pero en estos momentos queda claro que Enrique Peña Nieto ya no aguanta una encuesta más. 
Y ello significa, guste o no, que el poder ya no es el mismo de antes. La presidencia ha envejecido y el poder se ha empequeñecido.


Autor: Norberto de Aquino

Especialista en política nacional con amplia experiencia profesional en áreas de publicación y asesorías a nivel presidencial. Vasto conocimiento de relacio...





También te puede interesar...


Lo más visto...

tiempoyforma