Paga tus tarjetas de crédito con tasas preferenciales


Una tarjeta de crédito es un instrumento financiero a través del cual una institución bancaria, como emisor de la tarjeta de crédito, concede a sus clientes mediante la suscripción de un contrato de adhesión una línea de crédito, de la cual se puede disponer continuamente (hacer compras o disponer de efectivo, si aplica) siempre y cuando no sobrepase el límite de crédito autorizado por el emisor.

Tener deudas en varias tarjetas de crédito se puede volver un dolor de cabeza al momento de realizar los pagos en distintas fechas y en lugares diferentes; la situación empeora cuando sus finanzas se están viendo apretadas y los pagos mínimos en vez de ayudarlo lo perjudican. Para poner solución a estos problemas, usted puede buscar una consolidación de deuda.

José Luis Blando, jefe de Tarjetas de Crédito de Santander, explicó que lo anterior se refiere a mover los saldos de otras tarjetas a una sola línea de crédito y que este beneficio se puede otorgar por invitación o de manera abierta. Destacó que para tener acceso al beneficio es necesario que tenga saldo disponible en su línea de crédito, pues el préstamo otorgado será a su cuenta corriente.

Mario di Costanzo, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), afirmó que las tasas que se ofrecen en esta opción están por debajo de las que se pueden cobrar.

El vocero de Santander explicó que usted puede accesar a este beneficio desde la comodidad de su casa, pues sólo basta con entrar a la página de Internet de esta institución e ir al apartado de Consolidación de Deuda; deberá llenar una serie de datos, tales como la tarjeta en la que desea consolidar su deuda, el banco al que quiere liquidar su pasivo y el importe.

También existe el canal de servicios al cliente por teléfono o acudiendo a cualquier sucursal bancaria”, informó.

Esta opción se debe contemplar cuando esté seguro de que ello le puede generar un ahorro en cuanto a lo que está pagando mes a mes con sus deudas por separado. Además, considere que al extenderse el plazo a pagar, el importe mensual a pagar también se puede reducir.

Cabe destacar que ésta no es una opción si usted ya se encuentra sobreendeudado, pues tiene más un perfil para personas que no quieren caer en el impago. Considere que no es lo mismo tener una reestructuración que una consolidación, pues esta última no deja una mala calificación en su historial crediticio.

Revise a detalle la tarjeta a la que transferirá su deuda, tanto en lo general como en el programa de consolidación; debe tener cuidado de que aunque le ofrezcan tasas preferenciales, el CAT también sea más bajo”, exhortó Mario di Costanzo.

Cualquier financiamiento es mejor si lo obtiene a tasa y plazo fijos.

Considere que, con la consolidación, la línea de crédito a la que está transfiriendo saldos se reducirá.

El presidente de la Condusef invitó a que tenga en mente que el objetivo final de esto es dejar de usar la otras tarjetas de crédito, pues de lo contrario sólo aumentará su nivel de endeudamiento.

 

Existe una baja oferta

Di Costanzo consideró que no hay interés por parte de los bancos para publicitar demasiado esta opción, al grado de que es minoría quienes la ofrecen: “El Buró de Entidades Financieras tiene registrados 18 bancos que cuentan con tarjetas de crédito, de los cuales hasta el momento sólo se tienen ubicados seis que ofrecen la consolidación de deuda”.

No obstante, agregó que la explotación de estos beneficios depende sobre todo de usted.

José Luis Blando informó que Santander ha promovido esta práctica por más de dos años de manera proactiva, y la respuesta que ha tenido la institución ha sido positiva, pues durante el 2014 Santander realizó 423,000 consolidaciones de deudas con sus clientes.

 

Su casa puede pagar sus deudas

Además de la oferta de consolidación de deuda tradicional, Scotiabank tiene un programa que consiste en la agrupación de todas las deudas personales que aprovecha una hipoteca sobre su residencia.

El financiamiento está disponible en dólares y colones, y se ofrece a largo plazo.

El precio final para cada cliente está determinado por la valoración de la entidad, propia del entorno de los negocios, la relación comercial y su perfil como cliente, entre otros aspectos; así, puede tener acceso a una tasa de interés fija o variable, que va desde 6.75 hasta 11 por ciento.

Mario di Costanzo, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, precisó que si contemplará esta opción es necesario asesorarse.

Esta opción se debe considerar cuando usted ya hizo un programa de finanzas personales en el cual ordenará su prepuesto, por que el hecho de que consolide bajo una hipoteca no quiere decir que tendrá dinero de más, pues está hipotecando sólo para salir de un bache y no para seguir con un desorden financiero”, dijo.

 



Con información de El Economista
Foto: El Estímulo






Lo más visto...

tiempoyforma