Oficina Eco-Friendly


Algunos pueden pensar que el ser sustentable es algo de moda y es por ello que en los últimos años los términos eco-friendly, sustentable o ecológico se escuchan cada vez más, pero estoy convencida de que esto va más allá de la moda, es una respuesta para tratar de detener y revertir el daño que hemos hecho al medio ambiente.

El tener una vida más eco-friendly no es exclusivo de los hippies o yogis. Es algo para todo mundo y se trata, simplemente, de cambiar poco a poco nuestros hábitos sin complicarnos la vida, incluso esto nos ayuda a ahorrar dinero.

La oficina es un buen lugar para iniciar esta transformación. No importa si eres empleado, dueño o socio, cada miembro de la empresa puede generar un beneficio al medio ambiente.

Aquí les dejo unos simples consejos para poder iniciar este cambio:

 

  1. Cambia el plástico. Deja de comprar botellas de agua de plástico y cámbialas por botellas de vidrio, acero inoxidable o los famosos Mason Jars. Además de tener más estilo, estas reduciendo el consumo de plástico y la generación de desperdicios innecesarios.
  2. Ahorra energía. Una vez terminado el día, deja desconectados todos los aparatos electrónicos que sea posible, como computadoras, impresoras, scanner o televisión. Esto ayudará a que no consuman energía eléctrica cuando no se utilicen.
  3. Reduce impresiones. Revisa los documentos en la computadora y piensa dos veces antes de mandar a imprimir algún documento. Si es indispensable imprimirlo, hazlo en modo borrador e imprímelo por los dos lados de la hoja.
  4. Reduce el uso de energía. Apaga las luces de la oficina cuando no esté nadie en ella. Si es posible instala detectores de presencia los cuales reaccionan al mínimo movimiento, si en un cierto tiempo no se detecta movimiento, este apaga la luz automáticamente, ayudando a ahorrar energía.
  5. Reverdece tu oficina. Las plantas dan un toque diferente a la oficina pero lo más importante es que son purificadores naturales ya que, con la fotosíntesis, absorben los contaminantes presentes en el aire y liberan oxígeno. Algunas opciones que no necesitan sol directo y son fáciles de cuidar, son la palma de bambú, los helechos, el aloe vera o el palo de Brasil.
  6. Recicla. Existen varias cosas en la oficina que pueden ser recicladas. Si tu oficina no cuentas con un centro de reciclaje, consigue algunos contenedores. Uno será destinado para papel y cartón; el segundo para plástico; en el tercero irán latas de aluminio y el cuarto para residuos de alimentos.

La oficina es el lugar perfecto para contagiar a más personas e iniciar esta transformación. Los grandes cambios comienzan con pequeñas acciones.


Autor: Mónica Rius

Ingeniera Química, consultora, apasionada de la naturaleza, la sustentabilidad y las energías renovables. Sus colaboraciones en Tiempo y Forma, se volverán u...






Lo más visto...

tiempoyforma