NFL extiende contrato inglés


Equipos de la NFL jugarán al menos dos encuentros cada temporada en el nuevo estadio del Tottenham, club de la Liga Premier de Inglaterra,  durante los próximos diez años, se informó ayer.

Tottenham espera mudarse a su nueva sede, con capacidad para 61 mil localidades, vecina a su actual arena de White Hart Lane, en 2018. Contará con una superficie retráctil de césped con una artificial por debajo que se usará para el futbol americano.

“Dado el creciente entusiasmo por la NFL en el Reino Unido nos comprometemos a celebrar partidos en estadios de primera clase, por eso nos emociona hacer sociedad con el club Tottenham Hotspur para celebrar partidos en su nuevo estadio”, dijo en un comunicado el comisionado de la NFL, Roger Goodell.

El alcalde de Londres, Boris Johnson, comentó que el acuerdo “nos ayudará a avanzar en nuestra meta de contar con una franquicia de la NFL de forma permanente”.

Al acuerdo de la NFL con el estadio Wembley, con capacidad para 90 mil aficionados, donde se han jugado 11 encuentros de temporada regular desde 2007, le restan dos años de vigencia. En el estadio donde juega la selección inglesa de futbol se llevarán a cabo tres partidos la próxima temporada.

La liga señaló estar “optimista” de que su relación con Wembley se extenderá más allá de 2016 y que el acuerdo de diez años con el

Tottenham no evitará que se jueguen partidos en otros escenarios de Inglaterra.

Los Jaguares de Jacksonville tienen un acuerdo para jugar al menos un partido en Wembley que finaliza en 2016. Los Jaguares están considerados como una franquicia que potencialmente podría tener su sede en Londres dado que su propietario, Shad Khan, compró en 2013 al club Fulham.

“Hemos visto un increíble crecimiento de los seguidores internacionales de los Jaguares que puede entenderse como consecuencia de nuestro acuerdo de jugar un partido como locales en Wembley hasta 2016”, dijo Khan en un comunicado, donde no se detallan los planes de la franquicia posteriores a esa fecha.

El club Tottenham trata de mudarse desde hace años de su sede actual, de apenas 36 mil  asientos, lo que limita su capacidad de ganar más dinero. Su rival del norte de Londres, Arsenal, juega desde hace casi una década en el estadio Emirates, que tiene unas 60 mil localidades.

 

Fuente: Excélsior 






Lo más visto...

tiempoyforma