Legalizar “la Mota” no terminará con la narco guerra


Por: Abraham Mohamed

mohacan@prodigy.net.mx

A ver a ver…. la iniciativa de Ley del Presidente Peña Nieto para reformar el Código Penal Federal y la Ley General de Salud con lo que se regulará el uso, posesión y consumo de la marihuana, sin duda que beneficiará a mucha gente enferma que la requiere para atenuar su sufrimiento; a quienes están en prisión por ser “micro dealers” o hasta aquellos que estaban solamente “echándose su churro”, pero me inquieta que en tal Iniciativa presidencial no se plantea nada sobre su producción ni sobre su comercialización, por lo que se intuye que el fin a “la guerra contra las drogas”, es solo una cacareada política electorera para ganar votos en las próximas elecciones del 5 de Junio.

Quiero dejar muy claro, que en ninguna forma estoy criticando en forma total esa Iniciativa de Peña Nieto ¡no!...sólo expongo que para mí, su Iniciativa se quedó corta al no incluir absolutamente nada sobre la siembra, producción y comercialización de la cannabis. 

Deduzco que por eso seguirá igual esa mentada guerra que ha llevado a México al desprestigio mundial como “país de miedo”, al  generar más y más violencia desde el 11 de diciembre del 2006 en que -¡maldita la hora! la ordenó el entonces presidente panista Felipe Calderón y por lo que se percibe, mantendrá el priista Peña Nieto.

Como aterrador dato le diré que ya suman aproximadamente más de 160 mil los muertos; que los daños y perjuicios a la población, por lo enorme, son incalculables y que en esa fallida guerra contra las drogas y contra la delincuencia organizada que desató Calderón se gastaron ¡$814 mil 033.60 millones de pesos! del presupuesto nacional.

Así se asignaron….las cifras son en miles de millones:

Poder Judicial: $225 ,763.970 = 29%   Sedena: $197, 682.340 = 25%  

Policía Federal: $159, 780.240 = 20%  Marina: $63, 636.870 = 8% 

Aportaciones Federales: $58,966.360 =8%  PGR: $49,402.530 =6%

Gobernación (Cisen): $31,600.460 = 4%  y para la Presidencia: $3,520.920

Le preciso que aquí en este monumental gasto, el Gobierno de Calderón no destinó ni un solo peso para Salud ni para Derechos Humanos.

Ahora, si le parecen escandalosas estas cifras de miles de millones de pesos malgastados, dinero que también hizo multimillonarios a algunos “operadores de la guerra calderoniana” imagínese lo que deben haber aumentado y aumentan esas cifras con los gastos que ahora tienen que pagar los gobiernos de los Estados donde operan grupos criminales, porque a algunos ya les cortaron las aportaciones federales que recibían “pues el Fondo creado para eso ya no tiene dinero”.

Debido a la secrecía con que se manejan los recursos para esta desgastante y nefasta guerra, secrecía que para mí es falta de transparencia, opacidad que se trata de justificar con el choro de que “es por seguridad nacional”, ¡úta! …..no he podido completar, hasta ahora, lo que el gobierno de Peña Nieto lleva gastado en esta perdida narco guerra a partir del 1 de Diciembre del 2012 en que asumió el poder, conflicto que aceptó como herencia maldita de Felipe Calderón.

El único dato que logre obtener, fue que para el pasado año 2015, se destinaron ¡$234 mil millones de pesos! lo que da una idea de lo que suma lo ejercido en el 2013, 2014 y lo que está programado para este 2016.

Todo indica que el gobierno Peña Nieto gastará más de los $814,033.660 millones que soltó Felipe Calderón en su sexenio, si sigue con esa inútil guerra contra las drogas, que dicen los suyos,  terminará al aprobarse su Iniciativa de Regular el Uso y Consumo de mariguana mediante las reformas al Código Penal Federal y a la Ley General de Salud que ampliará la posesión de 5 a 28 gramos de yerba lo cual con efecto retroactivo, abrirá las puertas de la prisión a casi 50 mil de los 254 mil hombres y mujeres que están en algunas de las 418 cárceles del país, porque fueron detenid@s con menos de los 28 gramos de mota que serán legales. Es obvio que con esas liberaciones se bajará la peligrosa y letal presión que actualmente se vive por la sobresaturación en los reclusorios.

Con las reformas a la Ley General de Salud que plantea Peña Nieto para su aprobación al Senado en su nueva política de drogas, está además la autorización para producir en el país o importar Cannabidiol o el THC para uso terapéutico, es decir, medicamentos a base de marihuana que alivian el sufrimiento de los enfermos que lo requieran.

Todo eso está muy bien, es plausible, pero aquellos que sean adictos a la marihuana porque les gusta para efectos lúdicos o recreativos ¿cómo le van a hacer para conseguirla?.....en alguna forma, en algún lugar o con alguien habrán de obtenerla.

¿La podrán sembrar, cultivar y producir en su casa sin que violen la ley?

¿Si algún policía los sorprende “quemando su churro”, o al ser revisados por algún incidente se les encuentra en posesión de marihuana sin rebasar los 28 gramos permitidos, no tendrán ningún problema y estarán exentos de ser sometidos a interrogatorios –si es que no los torturan- para que denuncien a “su surtidor”?

¿Qué pasará con los llamados “moteros” que cultivan cannabis y la producen por toneladas en varios estados de la República y que de eso se han mantenido toda su vida?

Y ya no hablemos de los que siembran amapola para producir heroína, o quienes elaboran metanfetaminas y aquellos que trafican con cocaína.

¿Seguirá contra ellos la  guerra o ya no?

Tal vez haya cambio de estrategia con “no a la prohibición y sí a la prevención y legalización de las drogas” y por eso ya se empezó con la marihuana.

Pero por todas estas preguntas y muchas otras que sería prolijo apuntar y que están sin respuesta, es por lo que como cuestión medular en este escrito, me atrevo a decir que la Iniciativa de Reformas  para la Regulación del Uso, Posesión y Consumo de Marihuana le quedó corta a Peña Nieto.

Pero tal vez pueda equivocarme y se trate de otra amañada política electorera en pos del voto.

Mientras, esperemos a ver si sigue, o no, la “guerra contra las drogas”.   

   

  

 


Autor: Abraham Mohamed Zamilpa

58 años en el periodismo que inició en su natal Tamaulipas. Reportero, columnista y director de periódicos en Reynosa, Nuevo Laredo y Tampico. Llegó e...






Lo más visto...

tiempoyforma