Finalmente, el Presidente es quien decide


Por Abraham Mohamed

mohacan@prodigy.net.mx

                                            (1 de 2)

La frase de que “finalmente el Presidente es quien decide” ubica a Enrique Peña Nieto como el responsable de todo lo que le está ocurriendo, de su propia debilidad y de la pésima administración pública y política que nos ha llevado a México y a la inmensa mayoría de los mexicanos, a las terribles crisis que padecemos.

Y eso nos lo dijo uno de los cercanos ¿colaboradores? del Presidente, resumiendo el sentir de muchos de ellos que todavía tienen la esperanza de que “el Jefe” rectifique, atienda y entienda lo que le proponen quienes integran su Gabinete para mejorar las acciones de gobierno y retomar el rumbo para poder mantener el poder en las próximas elecciones del 2018.

Por supuesto que tal conducta que puede considerarse autoritaria del Presidente, la intentó justificar nuestro informante, conforme avanzábamos en la ultra confidencial conversación en la que yo le planteaba los temas más sensibles por los que el mandatario ha perdido el respeto, la credibilidad y la confianza de muchos ciudadanos. 

Voy a desarrollar cronológicamente algunos de los temas básicos que tratamos, con las respuestas del colaborador presidencial, para que usted, al terminar de leer todo, saque sus propias conclusiones y haga su muy personal prospectiva del futuro de Peña Nieto, del cierre de su gobierno, de las posibilidades que su partido, el PRI, pueda tener para ganar las elecciones del 2018 y mantener el poder nacional.

Veamos, pues por capítulos:

FIL de Guadalajara

1º.- Puede decirse que el principio del deterioro político del Presidente Peña Nieto empezó el 3 de Diciembre del 2011, cuando en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, le preguntaron cuáles eran los libros que habían marcado su vida y él, al responder, que habían sido “La Biblia”, “Kane y Abel” y “La Hija Pródiga” del inglés Joffre Arder, al confundir a Enrique Krauze con Carlos Fuentes como autor de “La Silla del Águila”, eso desató un tsunami de carcajadas y de mordaces comentarios por parte del público que lo escuchaba. 

Tanto se afectó el mandatario, que evidentemente se descontroló, y por la presión se enredó más tratando de dar explicaciones y exponiéndose temerariamente, sin necesidad,  al pedirle al enardecido público burlón “que lo ayudara”.  

Eso a mi juicio, vulneró mucho a Peña Nieto, tanto, que para no exponerse a otro escarnio como aquel, ya no da conferencias de Prensa. 

Ahora, toda la información surge a través de su vocero Eduardo Sánchez y del Coordinador para los Medios, Roberto Calleja. Pero si hay algo que personalmente el Presidente quiere difundir, lo hace y hará en la página oficial de Internet y de Twitter o con videos y grabaciones para Televisión y Radio hechas desde Los Pinos o Palacio Nacional. (Decisión del Presidente). 

La Tragedia de Ayotzinapa 

2º.- Este lamentable asesinato masivo consumado por narco delincuentes y autoridades locales de Guerrero, el 26 de septiembre del 2014, donde el Presidente Peña Nieto resultó inculpado, es algo que también ha contribuido para que su popularidad se haya afectado.

Desafortunadamente para él, intervinieron tarde en el terrible hecho las dependencias federales. Aquí se mantienen vivas las sospechas de complicidad por parte de los Delegados ahí en Guerrero, tanto de la Secretaría de Gobernación, como del CISEN, obviamente de la PGR y de la Policía Federal. 

Lo que está confirmado, es que el Ejército sí intervino, pero solo el día de los hechos y eso evitó que la matanza de estudiantes fuera mayor, pues quienes bestialmente la ejecutaban eran los narcos delincuentes apoyados por policías de Iguala que dependían del Alcalde José Luis Abarca, que están presos igual que él y su esposa María de los Ángeles Pineda, pero todavía faltan más. 

De los 43 muchachos desaparecidos no hay certeza de que aparezcan, pues según concluyeron investigadores y forenses, es que sí fueron sacrificados, incinerados y sus cenizas arrojadas al agua de un río. El móvil de la matanza fue por la disputa territorial entre “Los Rojos” y “Guerreros Unidos” para la siembra, trasiego y venta de amapola, mariguana y heroína.

Pero hay que precisar. Aunque efectivamente hubo tardía intervención de las autoridades federales, la pregunta es: ¿qué hacía o hicieron, o porque no intervinieron con sus fuerzas policíacas las autoridades estatales? ¿Dónde estaban el Gobernador que era Ángel Aguirre Rivero, su Procurador Iñaki Blanco  y el Secretario de Seguridad Pública, Tte. Leonardo Vázquez Pérez? Hasta ahora ellos tres gozan de impunidad.

Según  mi “garganta profunda” –que es mi informante- el Presidente Peña Nieto muy indignado por esto, giró instrucciones para que se investigara y se procediera en contra de las autoridades estatales con la intención de que se aprobara en el Congreso la desaparición de poderes o quitarles el fuero a varios funcionarios con responsabilidad en esta criminal masacre para encarcelarlos.

¿Y qué pasó?....pues que entraron en juego otros poderosos intereses ¿los narco políticos-partidistas? ¡y le dieron palo al propósito del Presidente Peña Nieto! 

Es decir, no aprobaron en el Congreso la desaparición de poderes en Guerrero para enjuiciar a las autoridades estatales responsables del Caso Ayotzinapa, empezando por el gobernador, su Procurador, el Jefe de la Policía Estatal y hasta algunos diputados locales. (Por cierto ya cayó el diputado priista Saúl Beltrán que es el líder de “Los Tequileros”). 

En Los Pinos no quitan el dedo del renglón para que la justicia avance en el Caso Ayotzinapa pues están conscientes de que contribuirá a mejorar la imagen de “El Jefe”

(Eso decidió del Presidente).

La Casa Blanca

3º.- Fue el 9 de Noviembre del 2014 cuando dispararon el torpedo de “La Casa Blanca” que pegó en la línea de flotación de la nave presidencial.

Todos los oficiales a bordo, con la natural alarma y preocupación que el ataque provocó,  apurados empezaron a tomar medidas para evitar daños mayores que pudieran afectar al buque y cuando ya estaban listos para proponerle sus ideas al Capitán-Presidente Peña Nieto, este se les adelantó informándoles que el control y reparación de los daños era  decisión ya tomada y que de eso se iba a encargar su señora, Angélica Rivera.

(¿¿¿¿!!!!!!) así se quedaron, estupefactos, los que se las ingeniaban para controlar los daños por lo de La Casa Blanca.

Y efectivamente, así fue, como les dijo el Presidente: 10 días después del ataque, el 19/Nov./14 en su página de Internet, la Primera Dama de México difundió un video de 7 minutos para explicar que esa residencia ubicada en la calle Sierra Gorda 150 de la colonia Lomas de Chapultepec la había adquirido a plazos, mediante un contrato de compra-venta a la empresa Ingeniería Inmobiliaria del Centro y de la cual adeudaba el 70% de su valor. Que los pagos hechos los cubrió con recursos que obtuvo en sus 25 años de laborar como actriz en Televisa y que la operación la había hecho cumpliendo con todos los requisitos legales. 

Afirmó que tal aclaración la hacía para defender su dignidad, la de sus hijos y la de su esposo, pero que para evitar mayores problemas e infamias, procedía a vender los derechos derivados del contrato de compra-venta.

El ataque hecho a la familia presidencial Peña Nieto-Rivera, generó sospechas de corrupción, porque La Casa Blanca que vendió la empresa Ingeniería Inmobiliaria del Centro pertenece al Grupo Higa cuyo dueño es Juan Armando Hinojosa quien se dice fue beneficiado con más de $8 mil millones en contratos de obras cuando el ahora Presidente Peña era gobernador en el Edomex.

Pero luego, después de casi un mes, el 11/Dic./14  vino el segundo torpedo contra el buque presidencial al publicarse en el Wall Street Journal que Luis Videgaray, entonces Secretario de Hacienda y ahora de Relaciones Exteriores, también había adquirido una casa del mismo Grupo Higa en Malinalco, Edomex. Y ya sabrá usted que la situación se complicó.

Se le dio salida legal porque el Presidente Peña Nieto tras nombrar a Virgilio Andrade como Secretario de la Función Pública, pidió que investigara los dos asuntos y al final el fallo fue, que no había ningún delito que perseguir porque las dos operaciones, tanto la de La Casa Blanca, como la de Malinalco se habían hecho dentro del marco legal.

Sin embargo, no hubo forma ya de evitar que creciera entre los mexicanos la idea de que la corrupción prevalecía en el gobierno peñista.

La equivocada decisión que tomó el Capitán-Presidente sin hacer caso a sus oficiales cuando su barco recibió el primer torpedo con lo de La Casa Blanca, lo llevó a que el 18/Jul./16 casi 19 meses después, tuviera que aparecer en cadena nacional para decir: “en carne propia sentí la irritación de los mexicanos. Lo entiendo perfectamente y por eso, humildemente les pido perdón”.

Pero este daño, en su propio perjuicio, él mismo se lo causó….su debilidad aumentó y siguió………

(Pero esto continuará en el próximo Candelero del miércoles 12/Jul. 17).    


 

          

 



























 

(Espero que no nos hayan espiado, grabado y filmado).  


Autor: Abraham Mohamed Zamilpa

58 años en el periodismo que inició en su natal Tamaulipas. Reportero, columnista y director de periódicos en Reynosa, Nuevo Laredo y Tampico. Llegó e...






Lo más visto...

tiempoyforma