Emilio Lozoya… ¿uno más?


 

 

Por: Abraham Mohamed

mohacan@prodigy.net.mx

 

No sería nada extraño que a Emilio Lozoya Austin se le vaya a complicar su situación en el escándalo de corrupción en que está envuelto.

Su sacrificio para ser procesado, no sería el primero ni el último que se hiciera cuando los intereses del Estado mexicano están muy por encima de los suyos.

Se ve que el Presidente Peña Nieto ha aceptado que se ejecuten acciones que pueden considerarse muy inconvenientes para él en lo personal, para su gobierno y para el PRI, si se toma en cuenta que ya estamos en el inicio de la que será salvaje contienda electoral en el 2018.

La jugada de “renunciar” al Procurador General de la República, Raúl Cervantes, es el principio de lo que ya tomó vuelo.

Hay que recordar que el ahora ex Procurador, al presentar “su renuncia” ante la Junta de Coordinación Política del Senado dijo entre otras cosas, que “la PGR había avanzado en varias investigaciones y vinculado a proceso a funcionarios que se sentían intocables”, lo cual, francamente es cierto, pero faltan otros y precisamente entre ellos pudiera estar Lozoya Austin, ex director de PEMEX, y le diré por qué.

Cervantes también anunció que la PGR había concluido las investigaciones respecto a uno de los mayores esquemas de corrupción internacional que en América Latina y en México se hayan visto, para corromper, obtener contratos públicos y hacer uso de paraísos fiscales, lo cual puso a prueba nuestra determinación e instituciones que aseguren, día a día, mejores resultados en el combate a la delincuencia y dejar atrás la impunidad”.

Para quienes andamos en esto de la investigación periodística, o para los políticos verdaderamente profesionales, lo que dio a conocer el hoy ex Procurador fue un retrato hablado del Caso Odebrecht y de la vinculación que pueda tener Lozoya.

Pero……la cuestión es que la acción penal en este asunto no solo podrá ejecutarse en el ámbito de la PGR, sino que también tiene participación en la investigación sobre corrupción, la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, que es la FEPADE, cuyo titular era ¿o seguirá siendo? Santiago Nieto Castillo.

¿Por qué?.....  porque parte de los 10 millones de dólares que presuntamente transfirió Odebrechet a través de su filial petroquímica Braskem a la firma Latin America Asia Capital ubicada en las Islas Vírgenes por instrucciones de Lozoya, fue a parar a la campaña del entonces candidato presidencial Enrique Peña Nieto, según declaraciones del testigo Carlos Fadigas, ex director de la compañía. Y eso, de acuerdo con la Ley electoral es un delito grave que inclusive pudiese ocasionar que el PRI que lo postuló, perdiera su registro, como muchos ilusos quisieran, pero es obvio que eso no ocurrirá.

Creo que con la  “ingeniera financiera” que Lozoya domina muy bien, se hubieran podido superar sin mayor dificultad esas denuncias de sobornos, pero aparte de que los peñistas se confiaron,  no contaron con que Santiago Nieto, desde hace años, simpatiza con los grupos y políticos antagónicos al PRI. Como antecedente le diré que operó para el PRD en el Senado, que también es paniaguado de su paisano queretano, el panista Diego Fernández de Ceballos y, por razón natural, se nutre con información que genera el llamado Colectivo que encabeza Claudio X. González Guajardo con Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad  (MCCI) y quien detesta al Presidente Peña Nieto; tanto así, que en una conferencia que impartió a estudiantes en la Universidad Iberoamericana el pasado 1 de Febrero de este año, afirmó sarcásticamente que “de existir un Salón de la Infamia de la Corrupción Nacional”, Peña Nieto estaría entre los diez primeros integrantes”.

Así que con éste perfil de Santiago Nieto no creo que, por todo lo que usted se imagine, vaya a regresar como Fiscal Electoral, cargo del que lo corrió Alberto Elías Beltrán tan pronto asumió como sustituto la titularidad de la PGR con todas las facultades y atribuciones que el cargo le confiere porque así lo dispone la Ley Orgánica ya que él fungía como Subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales.

Hay quienes alegan que está ilegalmente ejerciendo el puesto porque solo tiene 6 años de haberse titulado como abogado y no los 10 años que marca la Ley para ser Procurador, pero se da el caso que en la misma Ley no se precisa si esto también se aplica en caso de sustitución, como aquí ocurrió y, por lo tanto, es de entenderse que seguirá encargado del despacho hasta en tanto el Senado lo ratifique, nombre otro Procurador o se elija al Fiscal General de la República.

Este vodevil de corrupción y de política rascuachera pudiera resolverse hoy miércoles 25 en el Pleno del Senado con la votación por cédula, o sea voto secreto, si la mayoría simple –la mitad más uno de los Senadores presentes- vota a favor o en contra de que Santiago Nieto regrese o no a la FEPADE.

 

Y…¿se imagina usted lo que le espera a Emilio Lozoya Austin?   

 

 

 

 


Autor: Abraham Mohamed Zamilpa

58 años en el periodismo que inició en su natal Tamaulipas. Reportero, columnista y director de periódicos en Reynosa, Nuevo Laredo y Tampico. Llegó e...





También te puede interesar...


Lo más visto...

tiempoyforma