El “Güero” del Verde, fue Víctima de Sicarios del Sistema


Por: Abraham Mohamed

 

El linchamiento contra Arturo Escobar ya se consumó y por más que sus cuates hagan la lucha, no lograrán resucitarlo.

Arturo será un zombie que vague por los sombríos callejones de la política mexicana, lo cual, por el miedo que pudiera infundir, atizará más la financiada campaña contra el Partido Verde y su dirigente Jorge Emilio González  –que no de Arturo, eh?- con el propósito de que pierda su registro en el INE, algo que yo considero muy difícil que ocurra.

Sin embargo, está claro que este asunto es una potente arma que el PRD, Morena  y el PAN le dieron a sus sicarios políticos que son ciertas ONG’s que la utilizaron no solo contra el Partido Verde y su alfil, Arturo Escobar, al que tumbaron de la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana de Gobernación, sino que ya la enfocaron contra el PRI que es para ellos el gran adversario a vencer.

La idea es que al afectarse al Verde se debilitará el PRI con lo que la situación para las próximas elecciones, tanto del 2016, 2017 y la presidencial del 2018 cambiaría muchísimo al abrirse más posibilidades de triunfar en esos comicios, principalmente para el PAN y PRD que harán alianza en varios, no así Morena que participará con  candidatos propios.

Quiero recordarle que sobre Arturo Escobar hay el riesgo de que se dicte en estos próximos días la orden de aprehensión que en su contra solicitó Santiago Nieto, titular de la FEPADE a un Juez por presuntas violaciones a la ley electoral al repartir ilegalmente dádivas con 10 mil tarjetas de descuento llamadas Premia Platino y utilizar proveedores que no estaban autorizados por el INE  a los que se les pagaron $2 millones 300 mil pesos de las prerrogativas que recibió el Verde para los comicios de éste 2015.

Los sicarios políticos que operan en este sonado caso son los dirigentes de Organizaciones no Gubernamentales (ONG’s) como Carlos Alberto Cruz Santiago que con su Cauce Ciudadano es financiado por el Gobierno del DF desde el 2010 cobijado en el Instituto de la Juventud que dirige el Arq. Javier Ariel Hidalgo Ponce que está supeditado a Martí Batres quienes aprobaron “el apoyo” económico para 200 jóvenes en su original Plan Estratégico para el Desarrollo Integral de la Juventud.

También figura como activista destacada desde hace ya 12 años, Clara Jusidman Rapaport con su organización llamada Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social, A.C. (Incide Social)  en la que participan gente como Adalberto Saviñón Diez de Solano, Arturo Velasco Jiménez, Dino Zardoni Marié, Gabriel Alvarez Herrera, Gabriela Delgado Ballesteros, Rosa María Ruvalcaba, Mario Julio Córdova Motte, Javier Escalera Leandro, Federico Vázquez Calero, Fabienne Benet Rebiffé, Guadalupe Mendoza Trejo, María Enriqueta Cepeda Ruiz, Osiris Edith Marín Carrera, Guadalupe Ordaz Beltrán, Mariana Pérez Cabello, Laura Elisa Pérez Gómez, Nancy Pérez García, Sergio Gerardo Ramírez Caloca, Maylí Sepúlveda, Ana Mercedes Saiz Valenzuela, Nancy Guadalupe Oviedo Camacho, Héctor Nájera Catalán, Antonio Alejo Jaime, Angel Clemente Avila Romero, María Teresa Bravo Hernández, Nancy Carmona,  María Enriqueta Cepeda Ruiz, Eréndira Cruz Villegas, Brenda Patricia González García, Liliana Kusnir Tobelem, Laura Beatriz Montes de Oca Barrera, Lilia Monroy Limón, Araceli Moreno, René Torres Ruiz, Margarita Vázquez Arias, Homero Daniel Vázquez Carmona, Elisa María Villalpando Soto y Carlos Alberto Zetina, entre otros más.

Incide Social es financiado por la The William y Flora Hewlett Foundation; por la Bernard Van Loer Foundation y por la Fundación Ford  de las que públicamente se sabe que apoyan a esta ONG que maneja doña Clara Jusidman quien, acá entre nos, se pasó 20 años de su vida como funcionaria en varias áreas del gobierno federal.

Su tarea es, según pregonan, “fortalecer las alternativas ciudadanas para el desarrollo social de México” y con esa bandera actúan  “a todo lo que dan” en torno al perol donde ya tienen a su víctima para deshacerla –en este caso a Arturo Escobar- como si fueran también  “pozoleros” del crimen organizado.

Y con ellos participan en “la fiesta” los de “México Unido contra la Delincuencia” ¡já!; “Católicas por el Derecho a Decidir (¿)”; “Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas”, ADIVAC; (ah…) y el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria(¿).

Y claro que como consideran que sus demandas de acción penal “por delitos electorales” y por corrupción contra Arturo Escobar pueden haber afectado a grupos de interés que deben estar muy enojados con ellos, piden, como lo hizo Clara Jusidman, que se proteja la integridad física, intelectual y patrimonial no solo del titular de la FEPADE, Santiago Nieto, sino la propia y la de sus organizaciones que, por lo mismo, están en riesgo.

Ante esto, yo creo que para evitar problemas mayores, debe procederse conforme a lo que la Ley dicte para estos casos, sin ningún favoritismo y con total transparencia durante todo el tiempo que dure el debido proceso que realice el Juez de la causa.

Igual creo que habrán de profundizarse las pesquisas que realicen el Verde y el PRI, para ampliar y confirmar lo que ha trascendido sobre quienes utilizan a ciertas Organizaciones no Gubernamentales como sicarios políticos, como presuntamente ha ocurrido en el caso de Arturo Escobar- porque eso, según nos dicen, también puede tipificarse como un delito grave con fuerte penalización.

Pero también creo que aún es tiempo de un acuerdo cupular partidista para que se dé un salomónico fallo en el caso de Arturo Escobar con sus delitos electorales por repartir las 10 mil tarjetas de descuento Premia Platino mediante el contrato que otorgó a proveedores no autorizados por el INE a los que les dio el contrato por 2 millones 300 mil pesos.

Ese salomónico fallo puede darse si se atenúa su responsabilidad mediante alguna argucia legal para no encarcelarlo; reponer el dinero del que se dispuso ilegalmente, lo cual haría su Partido y alivianar también la culpa de las empresarias que obtuvieron el contrato de las ilegales Tarjetas de descuento.

Eso pudiera hacerse…¿por qué no?...todo dentro del debido proceso y con toda transparencia. Pienso que no habría mayor problema.

Sin embargo, eso no evitaría el drama en este carroñero vodevil donde el protagonista que es Arturo Escobar, quien llevaba una fulgurante carrera haya sido sacrificado para convertirlo en zombie “por causas de fuerza mayor”. De nada le sirvió al “Güero”su entrega total no solo al Partido Verde sino también al PRI aunque el Presidente Peña lo haya designado Subsecretario de Gobernación en la Prevención del Delito, cargo del que lo tiraron en forma humillante.

Bien vale apuntar como advertencia, que con él se cumple otra vez lo que deben tener muy presente aquellos que están dentro de la caldera del diablo que es el sistema político mexicano donde no hay lealtades, menos amistades, sino intereses y conveniencia, lo cual se matiza “con el combate a la corrupción y a la impunidad, con la estricta aplicación de la Ley en nuestro Estado de Derecho para bien de México” (argumento para mí ya muy gastado).

¿A poco no es así….?


Autor: Abraham Mohamed Zamilpa

58 años en el periodismo que inició en su natal Tamaulipas. Reportero, columnista y director de periódicos en Reynosa, Nuevo Laredo y Tampico. Llegó e...






Lo más visto...

tiempoyforma