Consejo de Seguridad aborda situación de derechos humanos en Norcorea


El Consejo de Seguridad de la ONU integró hoy a su agenda la situación de los derechos humanos en Corea del Norte, un paso para que puedan ser juzgados los supuestos crímenes de lesa humanidad del régimen de ese país contra la población.

En la histórica sesión, los votos de 12 países lograron que el órgano con mayor poder ejecutivo de la ONU abordara la situación de los derechos humanos de Corea del Norte y pueda referirla a la Corte Penal Internacional (CPI).

La CPI investigaría los supuestos crímenes contra la humanidad atribuidos al régimen norcoreano y eventualmente decidir si juzga a sus líderes, en especial a Kim Kong-un, el “líder supremo” del país.

Un Comité de Investigación de la ONU sobre derechos humanos en Corea del Norte difundió en febrero pasado un informe, que incluye una extensa lista de graves violaciones cometidas por líderes norcoreanos contra sus ciudadanos.

Ivan Simonovic, subsecretario general de Naciones Unidas para los derechos humanos, expresó este lunes que “raramente una tan extensa lista de cargos por crímenes internacionales ha sido traída a la atención de este Consejo”.

El funcionario consideró que pese a que tras la difusión del informe, el gobierno de Corea del Norte se ha involucrado en negociaciones sobre la situación de los derechos humanos en su territorio, es preciso también comenzar un proceso de rendición de cuentas.

“El verdadero cambio en la situación de los derechos humanos de la República Democrática Popular de Corea (Corea del Norte) requerirá no sólo una reforma, sino que exige justicia”, aseveró Simonovic.

El informe refiere casos de abuso sexual, tortura, exterminio, asesinato, esclavitud, violación y abortos forzados, entre muchos otros, y calcula que hay unas 120 mil personas en campos de prisioneros políticos.

En la sesión, representantes permanentes de los países miembros del Consejo de Seguridad mencionaron tanto situaciones contenidas en el informe, como otras referidas por exiliados políticos.

Samantha Power, representante de Estados Unidos, citó el testimonio de Ahn Myong Chul, que trabajó como guardia en uno de los campos de prisioneros de Corea del Norte, y quien dijo que la violación de mujeres por los encargados del presidio es una práctica rutinaria.

“En un caso en que una víctima quedó embarazada y dio a luz, el exguardia informó que los funcionarios de la prisión cocinaron al bebé y luego lo dieron de comer a los perros”, describió Power.

En una misiva enviada al Consejo de Seguridad, Corea del Norte asentó que la decisión de este órgano es una estratagema para abusar del sistema de la ONU, y advirtió que los países que apoyaran la discusión sufrirían “serias consecuencias”.

El Centro Global por la Responsabilidad para Proteger señaló que la decisión es un “cambio histórico” del Consejo de Seguridad para proteger a los norcoreanos de los abusos de su propio gobierno.

Kenneth Roth, director ejecutivo del organismo Human Rights Watch, manifestó a su vez que la decisión del Consejo de Seguridad apunta a que los abusos que durante décadas han infligido los líderes de Corea del Norte a su población deben llegar a su fin.

“Al integrar el atroz registro de derechos humanos en su agenda, el Consejo de Seguridad puede ahora en cualquier momento tomar el siguiente paso de referir estos crímenes contra la humanidad a la Corte Penal Internacional”, enfatizó Roth.






Lo más visto...

tiempoyforma