¿Cómo afectan las partículas subatómicas del espacio a tus equipos?


Según el profesor de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Vanderbilt, en Estados Unidos, Bharat Bhuva, las partículas subatómicas que caen desde el espacio exterior están causando estragos de bajo grado en nuestros teléfonos inteligentes, ordenadores y otros dispositivos electrónicos personales. Es decir; cuando nuestra computadora se bloquea y la pantalla se vuelve azul o nuestro teléfono inteligente se queda colgado y hay que resetearlo, puede ser efecto del impacto de partículas de los rayos cósmicos. "Es un problema realmente grande, pero es casi invisible para el público", afirma este experto, quien ha explicado esta cuestión en una sesión de la reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, que se celebra en Boston. Cuando los rayos cósmicos que viajan en fracciones de la velocidad de la luz golpean la atmósfera de la tierra, crean cascadas de partículas secundarias, como neutrones energéticos, muones, piones y partículas alfa. Millones de estas partículas golpean nuestro cuerpo cada segundo, pero, a pesar de su número, este torrente subatómico es imperceptible y no tiene efectos nocivos conocidos sobre los organismos vivos. Sin embargo, una parte de estas partículas transporta suficiente energía para interferir en el funcionamiento de los circuitos microelectrónicos. Cuando interactúan con circuitos integrados, pueden alterar bits individuales de datos almacenados en la memoria, un suceso que se denomina trastorno de un solo evento o SEU, por sus siglas en inglés. Como es difícil saber cuándo y a dónde irán estas partículas y si no causarán ningún daño físico, las averías que provocan son muy difíciles de caracterizar, de forma que determinar la prevalencia de SEU no es fácil ni directa. "Cuando sólo hay un pequeño retraso de memoria o error suave, podría tener numerosas causas. Podría ser un error del software o un defecto del hardware, por ejemplo. La única manera que una persona tiene de determinar que es un trastorno de un solo evento es eliminando todas las otras posibles causas", señala Bhuva. Ha habido una serie de incidentes que ilustran cómo de grave puede ser el problema, según Bhuva. Por ejemplo, en 2003 en la ciudad de Schaerbeek, Bélgica, un error de este tipo en una máquina de votación electrónica añadió 4 mil 096 votos extra a un candidato. El fallo fue detectado solamente porque dio al candidato más votos de los que eran posibles y se rastreó hasta este error de memoria en el registro de la máquina. En 2008, el sistema de un avión de pasajeros de Qantas que volaba desde Singapur a Perth, Australia, pareció sufrir un trastorno de un solo evento que causó el desacoplamiento del piloto automático. Como resultado, la aeronave descendió 690 pies en sólo 23 segundos, hiriendo a un tercio de los pasajeros de manera lo suficientemente seria como para hacer que el avión se desviara hacia la pista de aterrizaje más cercana. Foto: El Comercio Con información de Europa PressPress




También te puede interesar...


Lo más visto...

tiempoyforma