Cinco jugadores de Patriotas rechazan ir a la Casa Blanca con Trump


Cinco jugadores del equipo campeón del Supertazón de la Liga Nacional de Futbol Americano, Patriotas de Nueva Inglaterra, han rechazado asistir a la tradicional reunión con el presidente de la Casa Blanca que aún no ha sido programada.
 
Los cinco jugadores que han rechazado asistir a la tradicional reunión, cuatro afroamericanos y un anglosajón, han sugerido que el presidente Donald Trump es la razón tras su negativa. El número de jugadores que se niegan a asistir podría aumentar. El corredor James White dijo que aún no se había decidido.
 
El corredor LeGarrette Blount anunció públicamente que no asistirá a la reunión a la Casa Blanca. “Simplemente no me siento bienvenido en esa casa. Voy a dejarlo ahí”, dijo Blount.
 
El ala defensiva Chris Long escribió el jueves en su cuenta de Twitter que “había planeado saltarse la ceremonia”, y aclaró que su decisión era propia, y que no estaba uniéndose al llamado de nadie para que dejara de asistir a la reunión.
 
Por su parte, el apoyador (linebacker) Dont'a Hightower expresó el miércoles al canal de televisión ESPN que él ya ha estado en la Casa Blanca cuando su equipo colegial del estado de Alabama ganó el campeonato en esa categoría.
 
Por su parte, Martellus Bennett, quien juega como ala cerrada, afirmó en una rueda de prensa que la gente sabe cómo se siente respecto de la presidencia de Trump. En su cuenta de mensajes de Twitter, Bennett aseguró en broma tras el triunfo electoral de Trump que él planeaba mudarse a vivir al espacio.
 
Mientras tanto, Devin McCourty, quien juega como profundo (safety), declaró a la revista Time: “la razón básica (por la que no asistiré a la reunión con el presidente) es que no me siento aceptado en la Casa Blanca. Con un presidente con tantas opiniones y prejuicios tan fuertes, creo que ciertas personas pueden sentirse aceptadas allí, mientras que otras no”, aseguró McCourty.
 
La actitud de los mencionados jugadores de los Patriotas contrasta con la del mariscal de campo, el entrenador y el dueño del equipo, quienes han expresado en algún momento afinidad con Trump, quien declaró que tanto el mariscal Tom Brady como el entrenador Bill Belichick respaldaron su campaña presidencial, aunque éstos nunca lo hicieron de manera explícita. El dueño del equipo, Robert Kraft, ha dicho por su parte que considera a Trump un viejo amigo.
 
 
 
 
Foto: El Universal
Con información de Notimex





Lo más visto...

tiempoyforma