Atacan aula en plena clase en Contaduría y Administración de la UNAM


Por Abraham Mohamed

mohacan@prodigy.net.mx


 

Perversa acción terrorista se cometió el pasado día 13 de este mes de octubre al atacar una pareja de porros entre las 9 y 10 de la noche, el aula de la Facultad de Contaduría y Administración de la UNAM estando en clase los alumnos del grupo 1528 con su maestro Fernando Espinosa Reyes.

El sorpresivo ataque se inició arremetiendo contra la puerta del salón a patadas, tal vez con un mazo y con un balazo lo que por supuesto alarmó e intimidó a todos, pero el profesor reaccionó de inmediato y valientemente, sin medir las consecuencias, junto con cuatro de sus alumnos que decidieron protegerlo y apoyarlo, salieron en persecución de la pareja de porros que tras su criminal atentado huyeron.

La intención de perseguirlos era identificarlos y de ser posible detenerlos con el apoyo de los elementos de seguridad de la propia UNAM.

En tan riesgosa acción el maestro Espinosa Reyes fue acompañado por sus alumnos Jesús Ambriz Mier, Juan Ulises Angeles Orozco, Uriel Alfredo Gutiérrez Chávez y Alí Eduardo Ramírez Pérez y después de cerca de media hora de corretearlos por el campus, lograron contactar y conseguir el apoyo de los guardias de seguridad de la Universidad y los vándalos terroristas fueron detenidos y presentados en la Unidad de Apoyo Jurídico de la Dirección General de Asuntos Jurídicos de la UNAM de la que es responsable la licenciada Teresa Hermenegildo Santos y su auxiliar Edgar Agustín Mendoza Castillo, donde se levantó el acta de hechos DGAJ/DAJ/UAJ/151/2016/10  conforme a la denuncia presentada por el maestro Fernando Espinosa Reyes contra los porros que resultaron ser Pedro Aarón Ugalde Ibarra y Sandra Martínez Vargas, quienes se identificaron con sus credenciales ¡como alumnos de la misma Facultad de Contaduría y Administración!

En su denuncia, el maestro Espinosa Reyes precisa que al ser detenido Ugalde Ibarra junto con su pareja por los elementos de seguridad, lo tildó de pendejo diciéndole además que “lo habían enviado a cometer ese ataque al salón de clases y que estaba protegido”.

Cabe agregar que el maestro también afirmó que en la persecución vieron él y sus alumnos, que la pareja de terroristas habían tirado un bulto, lo que hace suponer que fue la pistola con la que dispararon y que además tuvieron contacto con la tripulante de una camioneta BMW  placas 789 UPR de las que tomó foto su alumno Jesús Alberto Ambriz Mier que, se anexa como prueba.

Expuso el maestro que está preocupado y teme por su seguridad, por la de sus alumnos y por los daños que puedan causarles también a sus vehículos que estacionan en las áreas de su Facultad, en venganza por su atrevimiento a hacer la denuncia por el ataque de que fueron víctimas en el salón de clases.

Dijo que “en la Facultad de Contaduría y Administración está reconocida como práctica común, que ciertos alumnos parecen tener la encomienda de grabar y filmar lo que se dice en clase, hacer daño a vehículos y provocar insultando a profesores que no convienen a los intereses políticos de algunas personas”.

Como constancia, hizo que se asentara en el Acta levantada que “hace exactamente siete años, cuando fue entrevistado por el Secretario General de Rectoría porque fue nombrado precandidato a la dirección de la Facultad, empezaron las acciones de espionaje, daños a vehículos  y provocaciones.

Por sus dichos, se infiere que si hay alumnos que operan en forma provocativa y violenta como ocurrió, es porque tal vez sí pertenecen a un “grupo especial” de la dirección de la Facultad cuyo titular es Juan Alberto Adau Scada.

Por eso mismo, el profesor denunciante, Espinosa Reyes, hizo que constara en el Acta de Hechos su petición de profundizar la investigación para proceder no sólo contra los autores materiales, sino también contra los autores intelectuales, si los hay, del ataque al salón de clases cuando impartía su cátedra.

Su propósito es que haya un precedente disciplinario, derivado de una investigación imparcial ajena a diferentes ideologías o a intereses personales, con lo que se garantice la seguridad, la  paz y la tranquilidad  en la Facultad de Contaduría y Administración y por qué no decirlo, en toda la UNAM.

El maestro Espinosa Reyes dejó muy claro que por el respeto irrestricto que le tiene a su alma mater, decidió que el delito cometido por el ataque al salón de clases se investigara y resolviera dentro del marco jurídico de la Universidad y no afuera, o sea no quiso que las investigaciones correspondientes las hicieran las instituciones públicas de procuración de justicia.

Creo que este es un asunto de singular importancia que debe resolverse  bien y pronto, para sentar el ejemplar precedente disciplinario que se requiere, empezando porque debiera excusarse de conocer del caso toda el área jurídica y el director de la propia Facultad, Juan Alberto Adau Scada por presumirse que no serían imparciales pues hay indicios que los hace sospechosos de que serían jueces y parte de los hechos, con lo que los autores del ataque quedarían impunes para seguir cometiendo más agresiones contra alumnos , contra maestros y contra la propia Universidad.

Tenemos información de que hay amplio consenso para que este delicado asunto donde se percibe que hay muchísima suciedad en el fondo, no debe resolverse  en el área jurídica de la Facultad en cuestión porque –se insiste- sería parcial en su fallo, sino que debe atenderse en el máximo Tribunal Universitario  para que se dicten ejemplares medidas disciplinarias contra todos los que resulten responsables de este criminal ataque, porque francamente urge recuperar la seguridad, la confianza y tranquilidad que se requieren para estudiar  y que desafortunadamente, por muchísimas razones, se han perdido en nuestra muy respetable y emblemática Universidad Nacional Autónoma de México.

La incógnita es: ¿se atreverán el señor Rector Enrique Luis Graue y el Consejo Universitario a enfrentar el problema?

 


Autor: Abraham Mohamed Zamilpa

58 años en el periodismo que inició en su natal Tamaulipas. Reportero, columnista y director de periódicos en Reynosa, Nuevo Laredo y Tampico. Llegó e...






Lo más visto...

tiempoyforma