8 Razones para Visitar Xochimilco


Al sur de la ciudad y en el embarcadero Nativitas, Xochimilco nos espera con un poco de historia, música y colores para escapar de lo cotidiano y pasar un día original y navegante en el que será imposible saber lo que nos espera, siendo nuestra única certeza el sorprendernos.

Como Paquito, el trajinero que nos paseó por lo canales, hijo, nieto y bisnieto de trajineros nos contó, Xochi viene de flor y Milco de lugar. Aquí 8 razones para visitar el lugar de la flores.

 

1- El señor Ruben.

Porque a veces dejar la vida al azar no nos sale tan bien, más vale prevenir que lamentar (y evitar que nos vean la cara). El señor Rubén, quien forma parte del equipo Seven Tours, con una simple llamada y un depósito de la mitad del costo del paseo, nos garantiza una trajinera limpia, personalizada y un menú tan mexicano como rico. Desde mole con pollo hasta carnitas incluyendo guacamole, chicharrón, queso fresco y dulces mexicanos, dos cervezas y dos refrescos por persona a solo $230, tu paseo por Xochimilco saldrá a la perfección. (Para contactarlo, puedes llamar al 5675-5335)

 

2- Celebrar.

No importa la ocasión Xochimilco nos deja celebrar en la medida que deseemos. Las trajineras pueden llevar el nombre del cumpleañero, de la ocasión o de los celebrados. Desde pedidas de mano hasta rehabilitaciones exitosas, el cielo es el límite para el nombre de tu trajinera. Además, entre las chinampas, cual dioses de las fiestas nómadas, todos los elementos llegan a ti para que la celebración nunca muera, cervezas, esquites, mariachis y artesanías, ¿qué mas se puede pedir?

 

3- Música.

¿Una marimba para sentir el danzón veracruzano?, ¿un mariachi que nos deje cantar con cerveza en mano?¿tríos tropicales?… Sí, todo se encuentra en Xochimilco y cantar “Si Nos Dejan” en grupo, a coro y entre chinampas tiene mucho de especial.

 

4- Chinampas.

Del Náhuatl “chinamitl” que significa seto o cerca de cañas que nos recuerda que nuestra caótica y cosmopolita capital fue construida justo así, ganándole terreno al lago y las lagunas del valle de México para que existiera la agricultura y creciera la dimensión del imperio Azteca. Hoy, entre los canales donde navegan las trajineras, aún se puede observar la técnica milenaria que edificó nuestra ciudad.

 

5- Originalidad.

Desde Chinampas delimitadas por rejas adornadas con muñecas vudú que te indican “No entrar” hasta la oportunidad de ver serpientes y peces prehistóricos, Xochimilco parece sacado de una película surreal de Dalí. Mientras manzanas cubiertas de chamoy, elotes asados y sarapes de los más clásicos vuelan sobre las aguas no siempre limpias de los canales, una tarde en Xochimilco no pasará desapercibida.

 

6- Invernaderos.

En tu paseo, verás varios invernaderos en donde te puedes bajar y encontrar orquídeas, plantas carnívoras, rosales, bugambilias y casi cualquier flor que puedas imaginar clásicas, cactáceas o sacadas de un cuento de Edgar Allan Poe.

 

7- Axolotes.

El axolote es un pez casi prehistórico que vive exclusivamente en el fondo de las aguas de Xochimilco. Es de la familia de las salamandras y cuenta con una apariencia poco habitual ya que conserva sus rasgos de larva durante su vida adulta. Los axolotes están en peligro de extinción pero si tienen suerte podrán ver uno nadando por los canales o en alguna de las reservas que preservan a la original especie.

 

8- Artesanías.

Joyería hecha por los trajineros de la región, momentos en madera como una reloj en forma de típica cantina mexicana o una trajinera en miniatura con tu nombre en ella, Xochimilco tiene algo para todos. Alebrijes, trompos, porta-vasos de paja, murciélagos voladores, figurines de barro… nombrarlo, ellos lo tendrán. Y no olvidemos los dulces artesanales, cocadas, obleas, manzanas de caramelo, palanquetas, alegrías, ate, muéganos, pepitorias… Para chicos y grandes, gordos y flacos, todos llegarán navegando hacia ti y no podrás rechazarlos.

 

Pero la razón principal para visitar Xochimilco es lo que Paquito nos contó al despedirnos. Sin el turismo y el flujo de visitantes, Xochimilco esta muriendo, decayendo y enfermando. Es importante apoyar al economía local y así preservar las tradiciones, la fauna y la flora originaria de la región.

Este fin de semana, ¡visiten Xochimilco! 

 

Foto: Google Imágenes 


Autor: Tamara Argamasilla

Escritora de tiempo completo y freelance Script Supervisor en set. Tiene un background en cine y televisión y una maestría en guión de Goldsmiths University ...






Lo más visto...

tiempoyforma