La regla de oro: las 3Rs.


Es una realidad normal que todas las sociedades desde todos los tiempos han consumido productos, ya que es indispensable para el desarrollo de los países y de las economías. Pero actualmente hemos aumentado exponencialmente este consumo y con ello la explotación de los recursos naturales. El consumismo que vivimos ha sobrepasado la intención de satisfacer las necesidades actuales y nos ha hecho olvidar que todo lo que consumimos necesita recursos de la tierra y que estos recursos en su mayoría son limitados. De acuerdo a los cálculos de la Global Footprint Network con el actual patrón de consumo necesitamos más de 1,5 Tierras para saciar estas “necesidades” si se pueden llamar así.

Debemos detenernos a pensar en los efectos que tiene cada una de nuestras acciones en el día a día, basta de ir por la vida consumiendo sin pensar en las generaciones futuras y en el medio ambiente. Las 3Rs son los pilares para generar un consumo responsable, un consumo que te ayudara a tirar menos basura y ahorrar dinero. Simplemente tienes que seguir estos tres pasos: Reducir, Reutilizar y Reciclar

Primero hay que tratar de Reducir nuestro consumo de productos que la mayoría de ellos terminan en pocos meses en la basura. La Semarnat en el 2012 estimó que se generaron 4,949.40 Miles de toneladas de basura únicamente en el D.F., a nivel nacional 42,102.75 miles de toneladas. Se estima que en promedio se generan de 1kg a 1.5 kg de basura al día por habitante. Siempre es bueno tomar una pausa antes de comprar algo y peguntarnos ¿Realmente lo necesito?, ¿Cuánto tiempo me va a durar?, ¿Su producción fue ambientalmente responsablemente?

La segunda R es Reutilizar, piensa dos veces antes de tirar algo a la basura y analiza si puedes alargar la vida del producto, ya sea reparándolo o dándole otro uso. Por ejemplo una botella de vino la puedes reutilizar para guardar agua fría en el refrigerador o la puede convertir en un porta vela, maceta o florero y también puedes reutilizar el corcho para hacer un llavero o decorar una mesa. Existen mil usos más, simplemente es dejar salir al artista que llevas dentro. Otra forma de reutilizar los productos es dándoselos a otra persona, puede ser que tú ya no lo necesites pero le puede ser útil a alguien más y con eso alargas la vida útil del producto. 

Por último es Reciclar, este paso se trata de salvar el más posible de productos que ya no sirvan y convertirlos en algo útil. De esta forma se reduce significativa la utilización de nuevos materiales, y con ello, la cantidad de basura en el futuro. El DF cuenta con un sistema de recolección de basura inorgánico y orgánico, la basura orgánica la utilizan como materia prima en la producción de composta, esto también lo puedes hacer en tu casa. Existen varios centros de reciclaje en donde se aceptan, vidrio, cartón, papel, aluminio y PET.

Debemos cambiar el chip que traemos y empezar a hacer un consumo razonado y responsable, no comprar por comprar sin detenernos a pensar a quién o a qué podemos perjudicar. Cada acción que realizamos es un granito de arena para cuidar el medio ambiente y hacer que nuestro estar en el mundo no sea una amenaza.


Autor: Mónica Rius

Ingeniera Química, consultora, apasionada de la naturaleza, la sustentabilidad y las energías renovables. Sus colaboraciones en Tiempo y Forma, se volverán u...