Contingencia Ambiental


Vemos en las noticas que existe un incremento en el índice IMECA y es por ello que las autoridades de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) activan la fase I de contingencia ambiental de ozono y como consecuencia un día más del programa Doble No Circula. Un día que para mucho es igual a caos, ya que el llegar al trabajo o a la escuela se convierte en una odisea y con toda razón, ya que el D.F. cuenta con aproximadamente más de 21 millones de personas.

Las autoridades promueven el uso de transporte público o bicicleta como medio de transporte, pero para quien conoce la realidad de México, esto no es una alternativa efectiva. La ciudad no cuenta con una adecuada infraestructura para las bicicletas, lo que hace casi imposible su uso y el transporte público es de mala calidad, inadecuado e inseguro.

No encuentro la lógica en aplicar las mismas restricciones a los automóviles que liberan grandes cantidades de emisiones y los automóviles que cuentan con eficientes sistemas de combustión, los cuales emiten menores emisiones. ¿En dónde está la lógica de esta medida? Se debe te tomar medidas en la que se incentive a los automóviles que tengan una reducción en sus emisiones.

De igual manera se debería de tener una planeación más sólida de las rutas de transporte, analizar las zonas de mayor afluencia y desarrollar una solución adecuada para cada una de ellas, como por ejemplo establecer carriles específicos para camiones en diferentes vías de la ciudad, aumentar el número de unidades y se debería de implementar una mayor integración entre los diferentes medios de transporte de la cuidad.

Las autoridades tienen que aceptar y revertir cualquier acción que no tenga ningún beneficio para la sociedad como es el nuevo reglamento de tránsito, en el que los límites de velocidad ridículos, lo único que logran es que los automóviles se encuentren más tiempo en las calles, con ello generen mayor tráfico y, por lo tanto, se incrementen las emisiones. Sin olvidar el excesivo número de señalizaciones cada 50 metros con las nuevas reglas.

Para combatir el problema ambiental es necesario encaminar la acción a medidas reales, es necesario eliminar la corrupción que va relacionada con el transporte público. Generar una estrategia de movilidad e implementar medidas en las que se regule al transporte de carga con horarios restringidos. Promover entre las empresas la implantación de “Home Offices” con ello se reduciría la cantidad de personas que deben trasladarse a la oficina.

Nuestros gobernantes tienen que analizar el panorama completo y establecer políticas públicas que ataquen el problema de fondo y no en medidas instantáneas, como “El Hoy No Circula” que la historia ha demostrado que no es efectivo. Con estas medidas lo único que se quiere demostrar a la sociedad es que se está haciendo “algo”.


Autor: Mónica Rius

Ingeniera Química, consultora, apasionada de la naturaleza, la sustentabilidad y las energías renovables. Sus colaboraciones en Tiempo y Forma, se volverán u...





También te puede interesar...