Cámaras y películas de Kodak, un vistazo al baúl de los recuerdos


Las cámaras y películas de Kodak captaron el fin del siglo XIX y el nacimiento del XX y XXI, los rincones de conflictos armados y también el vertiginoso avance de la tecnología digital que lo llevó a la quiebra.
 
Pero la drástica situación de la empresa que sentó las bases de la fotografía con la invención del carrete en 1888 y liderar el mercado durante más de un siglo, comenzó a ser rebasada por firmas nuevas que se adaptaron más rápido a la fotografía digital.
 
La construcción de una leyenda surgió luego de que George Eastman inventara la palabra Kodak, una adaptación del sonido que producía su primera cámara, la empresa comenzó a crecer rápidamente al punto de ser conocida como el “gigante amarillo”.
 
Su evolución iba al ritmo del siglo XX: en 1900 presentó su primera cámara hecha de metal, la Folding Pocket, en 1957 surgió la Brownie Star, una minicámara pionera de las digitales de la actualidad y la emblemática Instamatic de la que se vendieron más de 50 millones de unidades.
 
Luego llegó la fotografía digital. La empresa se iba transformando pero la competencia fue cada vez más feroz. En el 2005 Kodak anunció que dejaba de fabricar película en blanco y negro y en 2009 hizo lo propio con su película en color más famosa, la Kodachrome, tras 74 años de producción.
 
En los últimos años su estrategias de supervivencia ha sido la venta de alrededor de mil 100 patentes, el 10 por ciento de su portafolio, para tratar de ahuyentar el fantasma de la bancarrota.
 
Ahora a fines de 2016, trata de revivir viejas glorias, con su nuevo smartphone. Y es que con su último intento de entrar a la moda de los teléfonos inteligentes no le salió tan bien, como lo esperaba.
 
 
 
 
Foto: Kodak
Con información de Notimex