Activismo artístico de Enrique Díaz llega a los mercados


  • Para reconocer el trabajo de las y los locatarios, el artista plástico salió a las calles para plasmar la cotidianidad de los centros de abastos, que se resisten a desaparecer

Issa Maldonado

Tuxtla Gutiérrez, Chis.- Esta vez la inspiración del artista plástico, Enrique Díaz, fueron las flores y las frutas que mujeres y hombres venden a diario en la capital. Se plantó afuera de los mercados del centro para retratar la cotidianidad de los locatarias y locatarios, en la agitada capital.

Sus lienzos fueron cartulinas. Las primeras pinceladas trazaron unas flores rojas que, frente a él, Rosaria Hernández, una mujer que lleva media vida vendiendo rosas y margaritas, vendía afuera del mercado “Rafael Pascacio Gamboa”, en medio de una lucha por continuar lo que desde hace 25 años ha sido su sustento.

Enrique Díaz decidió llevar su arte a los mercados, en medio de una pugna entre vendedores ambulantes y locatarios de los mercados “Rafael Pascacio Gamboa” y “Juan Sabines”, porque el arte debe estar al alcance de todos los sectores con un toque humanitario y de activismo, pues considera que no puede se puede hacer arte sin un compromiso social.

Para el pintor, dignificar y reconocer el trabajo de los hombres y mujeres que a diario realizan en los mercados populares de Tuxtla Gutiérrez, en medio del reclamo de las y los locatarios que exigen al gobierno municipal la reubicación de mil vendedores ambulantes en el primer cuadro de la ciudad, es un compromiso con quienes diariamente batallan para obtener el sustento de sus familias.

Por eso, Díaz, quien le apuesta por el arte urbano y el activismo a través de sus pinturas, decidió esta vez salir a los mercados donde plasmó obras inspiradas en las frutas y flores que resaltaban las calles del centro, cuando los locatarios decidieron salir el fin de semana pasado para invitar a los capitalinos a comprar en los mercados, ante la caída de hasta el 60 por ciento de sus ventas de las que no repuntan desde que inició el año.

El artista, asegura que transformar el arte contemporáneo en activismo siempre debe estar ligado con las causas sociales.

En cada una de sus piezas artísticas, Enrique Díaz plasma lo que para él, significa un nuevo movimiento y una lucha contra las injusticias. No todo el arte se vende, también se comparte, concluye frente al mercado Juan Sabines, donde una multitud de vendedores, niñas y niños acompañados de sus padres, observan la última de sus obras inspiradas en un vendedor de frutas.