14 verdades para ser feliz en una relación a distancia


Sí, hipsters, muppies y milenials, sí… es un fact y todos lo sabemos, lo vivimos y lo viajamos: el mundo se nos ha achicado y con ello las posibilidades se nos han abierto. Smart phones, laptops, aerolíneas económicas, intercambios, el freelanceo, pasantías y maestrías… Los jóvenes viajamos y nos mudamos, nos hacemos, nos deshacemos, nos conocemos pero no nos despedimos.
Las relaciones a larga distancia están a la orden del día pero con reglas que apenas nos estamos inventando, producto de esta tecnología que parece facilitarnos las cosas y lo globalizados que estamos. Las parejas interraciales y/o al otro lado de los husos horarios nos invaden y ¿qué mejor que internacionalizar el corazón, la mente y pelear por ser dos entre 6 billones de un planeta que no deja de girar?. Aquí, 14 ingredientes para cocinar tu relación a larga distancia (en ningún orden específico): 

 

1- Antes de dar el salto hacia el vacío del amor que no sabe de kilómetros, tenemos que valorar si realmente nos vemos con esa persona a futuro. Si no, es probable que les espere un desgaste terrible y no uno sino dos corazones muy rotos. También deben platicar si en algún momento sus planes convergerán, lo que significa que alguno esté dispuesto a mudarse de país o encontrarse en un punto medio. 

 

2- Textear, sextear, facetimear, sextimear… Que las pantallas de sus iphones sean un mundo de posibilidades, no hay que descuidar la libido de nuestro “peor es nada” aunque él duerma mientras tú trabajas. 

 

3- Nuestra pareja -suspiro-, el que siempre está ahí por nosotros y podemos decirle lo que sea. Hay que cuidar que nuestras quejas del trabajo, el dinero, el cuerpo, la familia, los amigos o el clima, no gobiernen nuestras conversaciones. Nadie quiere un nido de quejas, sobretodo cuando su interacción es limitada. Hay que saber balancear las pláticas divertidas y mundanas con aquello que nos preocupa o atormenta. 

 

4- Sal con gente y diviértete mucho. Si la persona que está lejos es para ti, las tentaciones no serán difíciles de rechazar. Además, tu vida está aquí y es ahora. Si tenemos una relación a larga distancia debemos de moderar los celos y recibir con gusto alguna llamada de borrachera donde seguramente te dirá lo mucho que te extraña aunque esté en la mejor fiesta de Europa

 

5-  Siempre tengan una fecha precisa (con boletos de avión comprados) en la que se verán. Así, siempre hay una fecha que esperar y no nos frustramos sintiendo que estamos solos aunque estemos en una relación. No importa si es en un mes o en seis, saber que se verán es pura paz mental. 

 

6- Fotos, mándense muchas fotos, desde comida, lugares, lunares hasta momentos de sus caminatas, nuevas cosas que hemos comprado, flores, lluvia, tráfico… lo que sea. Tu vida avanza por un lado y la suya por otro, es importante hacerse parte uno del otro. Mándense una foto en pijama antes de dormir cada noche. 

 

7- Háganse reír, ya sea por mensaje, por teléfono o compartiendo algo divertido que viste en Facebook. Ríanse de su situación, ríanse del otro y de ustedes mismos. La risa es siempre el mayor síntoma del amor. 

8- Escríbanse postales y mándenlas por correo. Cada vez que viajes o visites un museo, escoge la postal que más te recuerde a tu pareja. Cuéntale de tu visita o alguna historia que jamás le hayas contado. Es tan emocionante mandarlas como recibirlas. 

9- Compren una cámara Polaroid y cada vez que se vean tómense fotos. Compren un pequeño cuaderno de hojas gruesas y de colores y vayan pegando las Polaroids por turnos. Primero tú te quedas el álbum y lo empiezas, cuando se vuelven a ver se lo das a tu pareja y es su turno de llenarlo y así sucesivamente.


 

10- Cuando hagan Facetime o Skype toma un screenshot. Al cabo de 6 meses imprímelas en papel y hazle un flipbook para que vean como han cambiado físicamente. 

 

11- Estar lejos no quiere decir que no tengan dates. Elijan un sábado en la tarde, cada uno compre una botella de vino y tómensela juntos pero a distancia vía Facetime. Será pura risa.

 

12- Déjense extrañar. No tienes que estar pegada a tu teléfono todo el día. Tú también tienes una vida que tienes que disfrutar. Cuando comas come, cuando estés con una amigo no te la pases mensajeando, baila cuando haya música y disfruta tu clase de yoga. Tú necesitas tu tiempo y él el suyo y no se vale enojarse si no te contesta un mensaje en los primeros veinte minutos de un viernes en la noche, respira, confía en él, por algo lo amas, ¿no?


 

13- Mándense una canción dos o tres veces por semana (de cualquier tipo) y empiecen una lista compartida en Spotify. Ese será el soundtrack para extrañarse y se sentirán más cerca uno del otro al oírla. 

14- Aprende a disfrutar los aeropuertos, ellos son tus amigos. Cuando lo recoges después de meses sin verlo, tu vida se llena de luz y cuando te despides unos días después, tu vida parece desacomodarse. Hay algo divertido en tu situación, cada que se ven, ese primer beso después de tanto tiempo, volverlo a tocar, a oler, es casi como si fuera una nueva persona. Estando lejos y sintiendo este tipo de montañas rusas cada cierto tiempo, nos da para reflexionar y preguntarnos mil veces si estamos haciendo lo correcto. Este tipo de autoreflexión fortalecerá tu relación aunque llores todo el camino de regreso del aeropuerto la última vez que se vieron. 

 

Las relaciones a larga distancia son frustrante y tediosas, también tienen partes romantiquísimas y divertidas. Si crees que la persona vale la pena, tómalo con filosofía, recuerda por qué decidiste permanecer juntos y diviértete con tu situación. ¡Arriba el amor milenial! 

 


Autor: Tamara Argamasilla

Escritora de tiempo completo y freelance Script Supervisor en set. Tiene un background en cine y televisión y una maestría en guión de Goldsmiths University ...